0 comentarios

Expertos en palabrería

El presidente del Gobierno español y sus ministros son expertos en palabrería, que es tánto como decir cosas que no se sustancian luego en hechos.

Un Gobierno que sólo trata de ganar tiempo para seguir siendo Gobierno -que no es lo mismo que gobernar- precisa de charlabaratas que logren aturdir a la opinión pública hasta el punto de hacer ver cosas que no existen. O sea, un bluf.

El caso de las presas y presos políticos vascos es el más claro ejemplo de la acción de un gobierno trilero. Ahí están las palabras -la palabrería- de Pedro Sánchez y su jefe de policía, Fernando Grande Marlasca en relación a la necesaria relajación del régimen de castigo, aislamiento y alejamiento que se aplica de forma antidemocrática a los prisioneros vascos.

Ahí está la mendaz declaración delministro-juez en un acto electoral del PSOE en Donostia. Pero ahí están también los hechos, la terca realidad. Y es que el aparato bunkerizado en el Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria se ha erigido en el muro más alto para impedir que la realidad de presos, presas, familiares y sociedad vasca en general se acerque a un escenario de normalidad.

Mucha palabrería pero poca palabra.

/