2 comentarios

Los méritos ajenos

Hoy es el día de Franco, de su último paseo. No se puede negar que las imágenes ofrecen una buena dósis de morbo y en medio de la monotonía de la política española, eso vende bien.

Sin embargo, detrás de esas portadas espectaculares se desarrolla un muy interesante debate entre quienes apostaron y arriesgaron por la paz en Euskal Herria y quienes, desde la impostura, pretenden arrogarse un mérito que no tienen. Más aún, tienen el demérito de quienes,  además de alejarse de la solución, trataron de obstaculizarla.

Iñigo Urkullu y su gobierno no estuvieron en la solución y llegó el día en que los Artesanos de la Paz decidieron no seguir esperando y ponerse manos a la obra para que ETA pudiera deshacerse de las armas.

Se entiende que Urkullu no quiera pasar a la historia como un gobernante abúlico. Pero, aunque cuente con escribas de cabecera, lo hecho, hecho está.

/