0 comentarios

No hay que mirar al dedo


Todas las mañanas en Info7 irratia

El sapo a tragar era de considerables dimensiones. Y la consejera de Urkullu, Arantxa Tapia casi se atraganta.

Al final va a resultar que la verdad se impone y que el Tren de Alta Velocidad es una más de las grandes propuestas fallidas que el PNV sabe vender como logros gracias, en exclusiva, al hábil manejo de los medios de comunicación públicos y la colaboración inestimable de los medios postfranquistas.

Lo cierto es que el ministro español De la Serna echó por tierra ayer todos y cada uno de los argumentos de Urkullu, su Gobierno y su partido para sostener el proyecto de un tren que cada día concita más rechazos. Lo cierto es que la “reunión” de Tapia con el ministro español para plantear “exigencias” no duró más allá de diez minutos. Y Tapia salió con cajas destempladas.

No hay proyecto sensato en la propuesta jelkide en lo que toca al Tren de Alta Velocidad. Como no lo hay en la incineradora de Zubieta. Y no lo había en el Superpuerto de Pasaia. Tampoco en la caricatura de Metro en Donostia.

El necio mira al dedo y no a la luna. El negocio es la construcción.

/