5 comentarios

Otra payasada

Hacer el payaso se entiende, en este mundo tan absurdo, como hacer el ridículo o componer escenas de lo incorrecto. Nada más lejos de la realidad.

Hacer el payaso es algo tan digno como hacer reir a niños, madres y padres. Arrancar esas risas abiertas, iluminar los ojos de las niñas y niños... no tiene precio.

Cada cual es hijo de su tiempo y a servidor le tocó reir con  Gaby, Fofó y Miliki. También con Locomotoro y el Capitán Tan. Y los recuerdos son inolvidables.

La infancia es ese tiempo que todo el mundo debiera respetar, aunque las imágenes que nos llegan de otras partes del planeta debieran avergonzarnos hasta las lágrimas.

Ahora nos cuentan que Enrique Maya, primer edil de Iruñea ha suspendido la actuación de Prritx, Porrots eta Marimotots en la sala Baluarte. Dicen que no ha dicho por qué, pero no hay que ser un lince para adivinarlo. Luego vendrá con algun argumento peregrino, pero aquí ya nos conocemos todos.

Alguno pensará que a Maya no le gusta el euskara, pero es posible que a Maya no le gusten los niños. Los euskaldunes, al menos. Porque sabe que son el futuro.

/