1 comentario

Tiempo de hablar claro

El afán indisimulado de PedroSánchez por investirse presidente no en funciones está generando situaciones novedosas en el tablero político del Estado español.

La necesidad mueve montañas y doblega voluntades, dicen, y Sánchez va a tener que tragarse de un sólo bocado varios sapos. Y aún así no tendrá garantizado su afán.

La reunión con EH Bildu no es del agrado de buena parte de su electorado, al que él mismo inoculó el virus de la fobia antiabertzale.

La cita a Quim Torra, a quien con altivez rechazó si quiera una llamada telefónica hace tan sólo unas semanas y el recurso a movimientos penitenciarios para buscar el agrado de Junqueras y el resto de los presos políticos catalanes, tampoco le van a salir gratis, aunue no sean gestos de calado suficiente.

Junqueras y Torra han hablado claro a la hora de explicitar condiciones y los abertzales vascos, por boca de Otegi, también.

A Sánchez le toca ahora buscar la salida del laberinto que él mismo construyó

/