1 comentario

Un año más

Hoy  celebran las españolas y españoles el aniversario de su Constitución, la que perpetuó el último y agustiado quejido de Franco: "La unidad de España, Alteza, la unidad de España".

En Hego Euskal Herria la celebración no pasará de la charlotada de Los savateres de turno, concitará la repulsa de los independentistas y la indiferencia de quienes sólo quieren disfrutar de un día festivo, en casa o en la Azoka de Durango.

Y en este aniversario, sin pena ni gloria, los unionistas celebrarán que todavía están en posesión de la llave del candado que encierra a los pueblos que quisieran andar su propio camino. Nada nuevo, pues, bajo el sol de Castilla.

En medio del hastío que provoca la política española se ha alzado, sin embargo, la voz del portavoz de Urkullu, Josu  Erkoreka que emplaza a las fuerzas políticas a contribuir a que en Madrid se forme gobierno Para retomar la transferencia de competencias y la "relación de bilateralidad con el Estado". ¿Cuanto tardará Erkoreka en caer en la cuenta de que lo de las transferencias es un cuento chino que dura ya cuarenta años? Y ¿cuando hasta que deje de repetir como un mantra  lo de la inexistente "relación bilateral" con el Estado que la niega. Y lo hace apoyado en esa Constitución que unos apoyan, otros se limitan a respetarla y que vascos y catalanes repudian.

/