0 comentarios

Un cerrajero insumiso al arzobispo


Todas las mañanas en Info7 irratia

Vivimos días de alta tensión política. Y los que vendrán.

Pero conviene también mirar a lo cotidiano para comprobar el grado de miseria que nos rodea en lo que sólo ocupa la letra pequeña de los medios de comunicación.

Lizoain es una pequeña, muy pequeña, localidad de Nafarroa. Como pequeña es también la casa cural en la que aún vive Felicia Itoiz, a la que un desalmado arzobispo pretendía arrojar a la calle a sus 89 años.

El tal arzobispo, que para más señas, es general de brigada del ejército español, mandó a jueces y policías a deshauciar a una anciana que lleva 36 años pagando puntualmente el alquiler acordado. Sólo por avaricia, pecado nefando, sin duda.

Y ha tenido que ser el cerrajero, el currela, el que lo ha impedido. Un cerrajero insumiso. Todo un ejemplo para el resto, que deberíamos tomar nota.

/