0 comentarios

Un escenario luciferino


Todas las mañanas en Info7 irratia

Si el mismísimo Lucifer hubiera diseñado el puzzle postelectoral en el Estado español en esta ocasión, no hubiera logrado dibujarlo más complicado.

Y es que, a las insuficiencias parlamentarias de unos y otros, se añade la incapacidad de pacto. Es decir, que el partido de Rajoy no suma suficiente con Ciudadanos, pero tampoco consigue el apoyo de los llamados “periféricos”, es decir de las fuerzas que apuestan de manera decidida por el derecho a decidir de las naciones sometidas hoy al Estado español.

Y al Partido Socialista Obrero Español que, todavía, dirige Pedro Sánchez, se le atraganta la posibilidad, cierta, de conformar una mayoría suficiente para su investidura con esas mismas fuerzas que le demandan compromiso con la autodeterminación libre de los pueblos.

Una vez más, la irresuelta cuestión nacional -la vasca o la catalana- se muestran como el verdadero escollo para que lo que llaman España progrese en su propia identidad.

Llegados a este punto, sólo el vértigo a una nueva convocatoria electoral puede mover a Rajoy y Sánchez a pactar entre ellos. Entre supuestas izquierdas y verídicas derechas a un gran Pacto de Estado.

Y todo para tratar de erigir un nuevo dique contra la imparable corriente que demanda libertad para los pueblos. ¡Qué triste!

/