0 comentarios

El bendito problema para el ciclismo vasco

El comienzo de la temporada ciclista está marcado por la presencia en el pelotón profesional de dos equipos que llevan el nombre de Euskadi y que han subido de categoría este año. Entre los dos permitirán correr en profesionales a 26 vascos para un total de 49 repartidos entre las tres categorías, 36 en las dos primeras que pueden correr pruebas del World Tour. Una cifra superior a la del último año del Euskaltel en la élite y de la Fundación como continental en 2013, cuando 47 vascos corrieron en profesionales y 35 en las dos máximas categorías.

Además los dos proyectos trasmiten una voluntad de crecer y se marcan el objetivo de tener al ciclismo vasco representado en el Tour cuanto antes.

Algunos se empeñan en ver un problema en esto, pero es una bendición para el ciclismo vasco. Y además siguen dos equipos navarros como Movistar y Caja Rural y progresan Euskadi Murias y la Fundación Euskadi sin necesidad de ayuda institucional por ahora para los equipos masculinos de élite gracias a a aportación importante de las empresas Murias y Orbea, que apoya a los dos, aunque su apuesta más decidida, como la de Etxeondo, es por la Fundación.

Algunos reclaman una unión de los dos proyectos para tener un continental profesional y un continental en la misma estructura. Eso provocaría que no pudieran coincidir en las mismas pruebas, con el consiguiente problema que tendría el continental para conseguir un buen calendario. Eso le perjudica por ejemplo al equipo de la Fundación Contador, que no va a poder coincidir con el Trek y por eso no pudo debutar en Mallorca.

Por separado los dos equipos vascos han conseguido un programa de competición muy atractivo para todos sus ciclistas. Los del Euskadi Murias van a correr en el World Tour al menos Volta, Itzulia, Klasikoa y Vuelta y la Fundación Euskadi se ha asegurado todas las carreras del calendario de la Española y vueltas ideales para sus corredores en Portugal, Francia e Italia.

Y los aficionados se pueden sentir identificados y apoyar a los dos equipos, como apoyan a todos los ciclistas vascos. A diferencia de lo que puede suceder en otros deportes los aficionados pueden ser socios del Euskadi Murias y de la Fundación Euskadi sin ningún problema.

Donde no tiene sentido que haya tres equipos vascos inscritos en la UCI es en la categoría femenina cuando sí se juntaran todas las vascas solo se podría sacar uno. Ahí sí que las instituciones deberían impulsar una fusión para que una de las dos estructuras con sede en Bizkaia se encargue de la elite y la otra de la formación. Además sí pueden coincidir en las mismas carreras. Curiosamente las instituciones sí sostienen económicamente a dos estructuras que tienen que fichar a más de la mitad de sus plantillas lejos de Euskal Herria para tener un mínimo nivel competitivo.

Es bueno que haya ciclistas y empresas para apoyar los dos equipos masculinos y uno femenino y el Gobierno Vasco y las Diputaciones no deberían aprovechar eso para no apoyar a ninguno de los dos equipos que quieren llegar al Tour. Deben apoyar a los dos en función de la categoría en la que militen y de que consigan ser una selección que corra el Tour con los mejores ciclistas vascos, que además pagan sus impuestos en las Haciendas vascas.

/