0 comentarios

Terrores nocturnos y pesadillas

 

Haurren loaldia pakearekin harremantzen dugu gehienetan, baina haur askok gauean beldurra eta ametsgaiztoak izaten dituzte.

  • Gaueko beldurrek haurra erdi esnatzen dute, baina ez guztiz. Hau haurra loak hartu eta lehen bi orduetan gertatzen den fenomenoa da eta oihuek, izuak, urduritasunak eta abarrek ezaugarritzen dute. Egoera hau nahiko normala izaten da haurrak sei urte inguru betetzen dituen arte.

    Gaueko beldurrak amesgaiztoekin eta sonanbulismoarekin lotzen da. Gaueko beldurrak gauaren lehengo zatian agertzen dira, (ez REM ean  3-4 fasetan) eta horrekin batera antsietate puntu bat ematen da, izerdiaz esnatzen dira haurrak. Berriro ere haurra lokartzen bada hurrengo egunean zegurazki ez du ezer gogoratuko.

    Gehienetan pasatu egiten da berez, baina adina aurrera joan ahala eta haurrak honela jarraituz gero, hobe litzateke aditu batengana  eramatea, “estudio neurofisiologiko” bat egiteko.

    Gauero hau ematen bada, haurrak psikologikoki arazoak izan ditzake.

  • Ametsgaiztoek berriz, haurrak esnatu eta berriz ere lo egiteko beldurra sortzen die eta normalean hauek arrazoi ezagunik gabe sortzen dira. Nohizean behieneko ametsgaiztoak guztiz normalak dira adin guztietan (seigarren hilabetetik aurrera).

 

Es muy común que algunas noches los niños entre los 3 y los 6 años tengan sueños vívidos que les hacen despertarse súbitamente. En estos sueños suelen reflejarse algunas de las vivencias del día y también es posible detectar en ellos vestigios de impulsos, emociones agresivas o temores que sólo salen a la superficie a través de los sueños.

Al cumplir los 5, tu hijo entenderá mejor que estas imágenes sólo son sueños, pero hasta que llegue ese momento, necesitará que alguien le tranquilice diciéndole que no son reales. Así que, cuando se despierte a media noche asustado y llorando, consuélalo, háblale del sueño y quédate a su lado hasta que se calme. Para tu tranquilidad, piensa que sólo se trata de una pesadilla, no de un problema grave.

Sin embargo, habrá ocasiones en las que encuentres a tu hijo en la cama, aparentemente despierto y muy alterado, quizás gritando y temblando, con los ojos abiertos de par en par y completamente aterrorizado. Si intentas tranquilizarlo, no reacciona. En estos casos, cuando tu hijo ni está despierto ni tiene una pesadilla, estamos ante un terror nocturno. Este misterioso y angustioso comportamiento que aparece durante el sueño, es común durante la etapa preescolar. Típicamente, el niño concilia el sueño sin problemas, pero aproximadamente al cabo de una hora, abre los ojos de par en par en actitud de terror. Quizás hasta señale objetos imaginarios, dé patadas al aire, agite los brazos, llore y, generalmente, parezca inconsolable.

Ahora bien, a veces puede resultar difícil saber si el niño está teniendo una pesadilla o un terror nocturno; resumimos a continuación las diferencias básicas entre una y otro:

Sigue leyendo....

/
últimos posts
últimos comentarios