04/10/2016

El PT pierde la alcaldía de Sao Paulo y sufre una debacle en las municipales

El PT de Brasil, ya golpeado por la destitución de Dilma Rousseff y los escándalos de corrupción, sufrió un duro castigo en las elecciones municipales, en las que perdió la alcaldía de Sao Paulo y que lo dejan en una débil posición para las presidenciales de 2018.

GARA|sao paulo
1004_mun_brasil

El Partido de los Trabajadores (PT) perdió el pasado domingo la alcaldía de Sao Paulo, la mayor de Brasil, así como otros de sus bastiones. El candidato del socialdemócrata PSDB, Joao Doria, cosechó un 53,28% de los votos, frente a un 16,67% del alcalde saliente, Fernando Haddad, del PT, con 16,70%.

«Vamos a devolverle a Sao Paulo al papel que se merece», declaró el candidato del PSDB, partido que apoya al presidente Michel Temer, del PMDB, quien asumió la presidencia del país tras la destitución de Dilma Rousseff.

Golpeado también por las acusaciones de corrupción del caso Petrobras, que envuelven a su líder histórico, el expresidente Lula da Silva, el PT perdía igualmente las alcaldías de ciudades emblemáticas como Sao Bernardo do Campo, en pleno cordón industrial de Sao Paulo.

Y de las cuatro capitales que había conquistado en 2012, solo logró conservar una, Rio Branco, en el amazónico Estado de Acre.

«Es una derrota muy dura para el PT. Se esperaba una respuesta negativa de las urnas, porque los votantes no separan los problemas nacionales de los municipales y la crisis del gobierno del PT contaminó a las elecciones», declaró a la agencia AFP Michael Mohallem, analista político y profesor de la Fundación Getulio Vargas.

«La duda era cuán profundo sería el impacto; y fue muy profundo. Este resultado anticipa la preocupación del PT y de otros partidos de izquierda de cara al 2018», añadió el analista.

El PT ya había perdido 108 de los 642 alcaldes que cosechó en las municipales de 2012, según cifras del propio partido. La mayoría se había pasado a otras fuerzas con fines electorales.

Los últimos años de los 13 que el PT estuvo en el poder se han visto ensombrecidos además por la recesión económica, que dejó a 12 millones de personas sin empleo. Estas elecciones son una antesala de las presidenciales de 2018 y las primeras desde el impeachment de Rousseff.

Recortes presupuestarios

En su lugar Temer completará su mandato hasta fines de ese año y, con estos resultados, se ve reforzado para avanzar en su programa de duros recortes presupuestarios. El Gobierno ya ha enviado al Parlamento una propuesta para limitar durante veinte años el aumento del gasto público en el equivalente a la inflación anual.

De cara a las presidenciales el triunfo de Doria deja en buena situación de cara al PSDB, que por ahora es parte de la alianza que gobierna con Temer

En Sao Paulo, de hecho, la candidatura apoyada por el PMDB de Temer quedó muy atrás en el número de votos.

El PSDB gobernó Brasil por última vez con Fernando Henrique Cardoso (1995-2002).

En Rio de Janeiro habrá segunda vuelta entre el obispo evangélico y senador Marcelo Crivella (27,78% de los votos ) y el candidato Marcelo Freixo (18,26%), del Partido Socialismo y Libertad (PSOL) formado por disidentes del PT. El PT no presentó candidato propio, pero tanto Lula como Rousseff apoyaron a la candidata comunista Jandira Feghali, que quedó fuera con muy poco apoyo.

LULA


Lula, que ve en las acusaciones de corrupción un intento de neutralizarlo políticamente, se mostró optimista sobre la posibilidad de revertir la situación antes de 2018. «Cuanto más odio se estimula contra mí, más amor se crea. Esa gente va a sorprenderse porque a partir de estas elecciones voy a comenzar a caminar por Brasil», anunció.