01/11/2016

Holanda plantea un nuevo paso en su legislación
M.A.|Donostia
1101_eg_holanda

El Gobierno holandés ha planteado la redacción de una ley que permitiría el suicidio supervisado para personas que sienten que «han completado su vida» pero que no necesariamente han sido desahuciadas por enfermedad, un planteamiento realizado en el mes de octubre por el Gobierno holandés y que representa un paso más en el derecho a morir libremente.

La pasada semana el tema cobró especial actualidad en los medios de comunicación al conocerse la muerte de Franz Van der Heijden, diputado holandés de 74 años que se suicidó horas después de que se le aplicara la eutanasia a su mujer. Ambos padecían enfermedades incurables.

En la carta de despedida escrita con su esposa, el político interpelaba a los sectores progresistas que se oponen a la muerte asistida en circunstancias como las que se preven en el proyecto de ley que prepara el Gobierno.

El anuncio de la nueva propuesta legal fue realizado a mediados de octubre mediante una carta enviada al Parlamento por los ministros de Salud y Justicia. La normativa sería de aplicación en aquellas personas que «tienen una opinión bien fundamentada respecto a que su vida se ha completado y ha llegado a su fin». «Bajo criterios estrictos y cuidadosos, se les permitiría acabar con su vida de una manera digna», añade.

La ministra de Salud, Edith Schippers, calcula que la mayoría de las personas que se acojan a este supuesto serán ancianas, por lo que es probable que el nuevo sistema tenga un límite mínimo de edad.

La nueva ley exigiría una investigación de antecedentes por parte de especialistas y mecanismos de seguridad con revisiones por partes de terceros, informes y supervisión de especialistas. El Gobierno espera tener un proyecto de ley a finales del año 2017.

5.516 muertes en 2015

En 2002 Holanda se convirtió en el primer país del mundo en permitir la eutanasia por ley. Desde entonces, los derechos de quienes optan por esta medida se han ido extendiendo. El suicidio asistido representa el 3,9% de las muertes anuales en el país; en 2015 fueron 5.516.

Según “The Telegraph”, las estadísticas oficiales indican que el 72,5% fueron solicitadas porque el paciente padecía cáncer. Muy por detrás le siguen otros motivos como el trastorno del sistema nervioso (5,6%), las enfermedades cardiovasculares (4,2%) y las pulmonares (4%).

Recientemente, Holanda permitió a una mujer de 20 años que había sufrido abuso sexual suicidarse, siendo este el primer caso de eutanasia autorizada por motivos psicológicos y no físicos.

El Vaticano batalla contra los «conceptos erróneos» y sus rituales

Desde la pasada semana, la Iglesia católica prohíbe a sus fieles esparcir las cenizas de los difuntos, dividirlas entre los familiares y también que sean conservadas en casa, según un nuevo documento publicado bajo el nombre el de "Instrucción Ad resurgendum cum Christo". En el texto se explica que aunque la Iglesia sigue prefiriendo la sepultura de los cuerpos, se acepta la cremación pero «para evitar cualquier malentendido panteísta, naturalista o nihilista, no será permitida la dispersión de las cenizas en el aire, en la tierra o en el agua, o la conversión de las cenizas en recuerdos conmemorativos».

Señala que no se pueden permitir «rituales que impliquen conceptos erróneos de la muerte, considerada como anulación definitiva de la persona, o como momento de fusión con la madre naturaleza, o como etapa de un proceso de reencarnación». El prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fé, cardenal Mueller, dijo que «los muertos no son propiedad de los familiares» sino que son «son hijos de Dios».