18/10/2017

La crono de Lapurdi será la guinda del regalo para el aficionado vasco

El acto celebrado en Paris sirvió para confirmar que el nombre del ganador final de la edición de 2018 se decidirá en la sinuosa contrarreloj de 31 kilómetros entre Senpere y Ezpeleta, la víspera del paseo en la capital francesa. Pero además, los aficionados vascos podrán disfrutar de la durísima última semana en los Pirineos, cerquita de casa.

Asier AIESTARAN
1018_kir_tour2

El acto de presentación del próximo Tour, celebrado ayer en el Palacio de Congresos de Paris, sirvió para confirmar que las carreteras de Lapurdi acogerán la contrarreloj decisiva el sábado 28 de julio, víspera del paseo triunfal en la capital francesa. Será una crono con continuas subidas y bajadas, con hasta cuatro cotas puntuables en los apenas 31 kilómetros de recorrido, y que tendrá su punto culminante en la última de ellas, el paso por Pinodieta, a tres kilómetros del final y con tramos de hasta el 21% de desnivel.

Será todo un regalo para el fiel aficionado vasco al ciclismo, pero que no se quedá ahí, ya que la ronda gala se decidirá este año en los Pirineos, con una durísima última semana que, siendo las fechas que son, seguro invitará a muchísimos de ellos a desplazarse a la cordillera para animar a los ciclistas.

Una última semana que, tras la segunda jornada de descanso en Carcassonne, comenzará con la 16ª etapa con final en Bagnères-de-Luchon después de ascender Portet-d’Aspet, Menté y Portillon. Pero la gran novedad de la presente edición llegará al día siguiente, miércoles 25 de julio, con la 17ª etapa de solo 65 kilómetros con final en el inédito Col de Portet de Saint-Lary-Soulan (a 2.225 metros de altitud tras 16 kilómetros de subida al 8,7% de desnivel medio).

Y, tras una jornada de transición con el tradicional final en Pau, el Tour afrontará su última etapa de alta montaña el viernes 27 de julio entre Lourdes y Laruns. Aspin, Tourmalet (por la Mongie), Soulor y Aubisque conformarán un recorrido con 4.700 metros de desnivel positivo que dejarán a los favoritos muy mermados de cara a la dura contrarreloj final.

Viento, pavés y colosos

No obstante, y antes de llegar a esa traca final, al pelotón le espera una primera semana llena de trampas y una segunda con los grandes colosos alpinos al acecho. La ronda comenzará el 7 de julio, una semana más tarde de lo habitual debido al Mundial de fútbol de Rusia, en Noirmoutier, que se convertirá en la cuarta isla que acoge la salida de la carrera, tras Irlanda, Gran Bretaña y Córcega.

Tras esa primera travesía accidentada por Bretaña, donde habrá que tener especial cuidado con el viento, una contrarreloj por equipos de 35 kilómetros en Cholet el tercer día, una etapa con final en el Mur de Bretagne –se subirá dos veces en los 16 últimos kilómetros– y otra jornada accidentada en Quimper serán los ingredientes de la primera semana de carrera.

Una primera semana que se cerrará el domingo 15 de julio, coincidiendo con la final del Mundial, con una peligrosa etapa con hasta 21,7 kilómetros adoquinados repartidos en 15 sectores, tomados prestados a la Paris-Roubaix, localidad que acogerá el final. Eso sí, los organizadores no han querido que terminara en el velódromo, tradicional meta de la clásica conocida como “infierno del norte”.

Y si no fuera suficiente, para dar más picante a esa primera semana, los organizadores han introducido una novedad, una bonificación intermedia de 1, 2 y 3 segundos para los tres primeros que pasen por un punto emblemático de cada una de las ocho primeras etapas en línea.

Tras la merecida jornada de descanso, la carrera afrontará la primera etapa alpina, con meta a 10 kilómetros de haber ascendido el Grand Bornand. Esa jornada incluye el inédito Plateau de Glières, una ascensión de seis kilómetros con dos sin asfaltar a una media del 11,2%, Croix Fry, Romme y Colombière.

También entra en el recorrido por primera vez la estación de esquí de La Rosière, con 17,6 kilómetros al 5,8%, donde terminará la undécima etapa. Pero parece que los favoritos tendrán que reservarse para el día siguiente, cuando las 21 curvas del Alpe d’Huez harán estragos después de subir la Madelaine y la Croix de Fer en una clásica jornada alpina con 5.000 metros de desnivel acumulado.

Y si alguien se hubiera quedado con las ganas, le quedará la habitual travesía por el macizo central, donde destaca la llegada al aeródromo de Mende, antes de poner rumbo a los Pirineos.

Entre preocupación y alegría

Entre las reacciones de los protagonistas que estuvieron presentes en la presentación, Chris Froome, que aspira a lograr su quinta victoria e igualar así a Jacques Anquetil, Eddy Merckx, Bernard Hinault y Miguel Indurain, se mostró preocupado por el recorrido de la primera semana de carrera.

«Los primeros ocho o nueve días sin montaña son los que más miedo me dan, porque te pueden hacer perder la carrera pero es imposible que la ganes ahí», opinó el corredor del Sky, añadiendo que el pavés «supone un riesgo» tanto de caídas como de problemas técnicos. Por lo demás, la dureza agrada al equipo británico. «Hay mucho terreno para poder sacar tiempo. En 2017 era menos duro y si perdías tiempo tenías pocas opciones de recuperarlo», indicaba a Efe el director Nicolas Portal.

En parecidos términos, el director de Movistar, Eusebio Unzue, criticó la inclusión de los tramos adoquinados porque supone «multiplicar el riesgo» de caídas, y destacó que será un recorrido «diferente a lo tradicional, con muchas cosas nuevas», que se amolda bien a las características de sus corredores.

 

Quintana bada Movistarreko liderra, Landa Girora begira?

Euskal jarraitzaileen ikuspegitik begiratuta atzoko aurkezpen ekitaldiak utzi zuen beste albiste aipagarriena Movistarreko ordezkarien adierazpenak izan ziren. Izan ere, bai Nairo Quintanak eta bai Eusebio Unzue zuzendariak Tourrean taldearen liderra txirrindulari kolonbiarra bera izango dela baieztatu zuten, fitxatu berri duten Mikel Landa arabarraren aukera –laugarren 2017an, podiumetik segundo bakarrera– bazterrean utziz.

«Erabat konfirmatuta dago, beti horrela izan da», bota zuen Quintanak ea taldeburua bera izango ote zen galdetu ziotenean. «Hitz egin dugunez, ni joango naiz taldeburu moduan, talde oso on batez lagunduta, eta horrek lasaitasuna ematen dit. Aurtengo Tourraren ondoren atseden bat hartu dut arnasa hartzeko eta datorren denboraldiko helburu nagusia Tourra izango da», gaineratu zuen.

Jakina da 2017ko denboraldia planifikatzerako garaian desadostasun batzuk izan zirela kolonbiarraren eta taldearen artean –Giroa eta Tourra egingo zituela esan zuen txirrindulariak publikoki taldeko arduradunek ezer erabaki aurretik–, eta ikusteke zegoen ea berriz ere antzeko zerbait gerta ote zitekeen, baina Eusebio Unzuek konfirmatu egin zuen Quintana dela beraien apustua 2018ko Tourrerako.

«Itzuli handietan, erakutsi duen erregulartasuna ikusita, eta aurtengo Tourrean izan ezik, ez dela inoiz podiumetik edo garaipenetik jaitsi, taldeburua izateko eskubidea du», izan ziren bere hitzak. Eta Mikel Landari buruz galdetu ziotenean horrelaxe erantzun zuen: «Orain arte erakutsi dituen zertzelada onak indartu behar ditu, egunen batean itzuli handi bat irabazteko hautagaia izango da».

Adierazpen horiek entzunda, eta Alejandro Valverde bere lesiotik nola errekuperatzen den ikusi bitartean, pentsa liteke Giroa izango dela datorren urtean Mikel Landaren helburu nagusia, eta gero Tourrean edo Vueltan Quintanarekin moldatzen saiatu.A.A.

 Las 21 etapas

1. Noirmoutier - Fontenay-le-Comte&hTab;

7 de julio, 189 kilómetros.

2. Mouilleron-S. Germain - La Roche

8 de julio. 183 kilómetros. 3. Cholet - Cholet (CRE)

9 de julio. 35 kilómetros.

4. La Baule - Sarzeau

10 de julio. 192 kilómetros. 5. Lorient - Quimper

11 de julio. 203 kilómetros.

6. Brest - Mur-de-Bretagne;

12 de julio. 181 kilómetros. 7. Fougères - Chartres

13 de julio. 231 kilómetros.

8. Dreux - Amiens

14 de julio. 181 kilómetros.

9. Arras - Roubaix

15 de julio. 154 kilómetros.

1ª Jornada de descanso (Annecy)

10. Annecy - Le Grand Bornand

17 de julio. 159 kilómetros. 11. Albertville - La Rosière

18 de julio. 108 kilómetros. 12. Bourg S. Maurice - Alpe d'Huez

19 de julio. 175 kilómetros.

13. Bourg d'Oisans - Valence

20 de julio. 169 kilómetros.

14. S. Paul-Trois-Châteaux - Mende

21 de julio, 187 kilómetros.

15. Millau - Carcassonne

22 de julio. 181 kilómetros.

2ª Jornada de descanso (Carcassonne) 16. Carcassonne - Bagnères-Luchon

24 de julio. 218 kilómetros.

17. Bagnères-Luchon - S. Lary-Soulan

25 de julio. 65 kilómetros. 18. Trie-sur-Baise - Pau

26 de julio. 172 kilómetros.

19. Lourdes - Laruns

27 de julio. 200 kilómetros. 20. Senpere - Ezpeleta (CRI)

28 de julio. 31 kilómetros.

21. Houilles - Paris

29 de julio. 115 kilómetros.

* 3.329 kilómetros en total.

3.329kilómetros >Son los que deberán recorrer los participantes del Tour 2018, 66 de ellos contra el reloj (35 por equipos y 31 de forma individual) y 21 sobre el pavés. Hay 6 etapas de alta montaña, 3 finales en alto, y unos 25 grandes puertos.