30/12/2017

El Gobierno español reduce el poder adquisitivo de las pensiones una vez más

El poder de compra de las personas pensionistas se verá reducido en cerca de un 1% en el Estado español. Este es uno de los efectos de la estrategia del PP para recortar la inversiones públicas.

GARA|DONOSTIA
1230_eko_pensiones

El Consejo de Ministros dejó ayer más carbón como regalo a las rentas menos favorecidas. El mismo día en el que el Instituto Nacional de Estadística (INE) publicaba el indicador adelantado del IPC, que prevé que 2017 se cerrará con una inflación anual del 1,2%, el Gobierno del PP volvió a decretar una subida del 0,25% en 2018 para las pensiones públicas del sistema de la Seguridad Social y de las clases pasivas (funcionarios). Ese incremento afectará a 9.584.189 pensiones contributivas, 454.960 no contributivas y 194.874 prestaciones familiares, además de a 633.415 de las clases pasivas.

La subida de un 0,25% es el mínimo legal establecido en la fórmula de revalorización introducida en la última reforma de las pensiones, que estableció como techo máximo el IPC más un 0,50%. Precisamente, la reforma consistió en eliminar la referencia al IPC como revalorización mínima.

El nuevo sistema, que se basa en los gastos e ingresos del propio sistema, tenía como objetivo recortar el “gasto” reduciendo el poder adquisitivo de las personas que cobran actualmente una pensión.

Y este ya es el quinto año consecutivo en el que el Ejecutivo de Mariano Rajoy impone la subida del 0,25%.

SMI, hipotecas y euríbor

El Gobierno español también aprobó ayer el decreto que plasma el acuerdo alcanzado esta misma semana con las patronales Confebask y Cepyme y los sindicatos CCOO y UGT para fijar el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) para el nuevo año en 735,9 euros mensuales (10.302,6 euros anuales). Esta pírrica subida es de un 4%, porcentaje que solo puede considerarse alto si se obvia que se partía de una base tan baja como los 707,6 mensuales de este 2017.

Así, según un estudio de la web pisos.com del que se hacía eco ayer Europa Press, quienes vayan a percibir el nuevo SMI necesitarían 14 años de sueldo íntegro para comprar una vivienda. El portal inmobiliario señalaba que tendrían que destinar el 72,82% al pago de la hipoteca –de 536 euros de media en el Estado–, o el 100% al alquiler –de 740 euros–, aunque existen fuertes variaciones por comunidades. En la CAV la carga sería aún mayor, con un 79,17% destinado a la cuota hipotecaria y un 142,82% al alquiler, es decir, que tendrían que comprometer su sueldo íntegro y, además, aportar un extra para poder hacer frente a la mensualidad.

Por su parte, el euríbor, el índice al que se encuentran referenciadas la mayoría de los préstamos hipotecarios en Euskal Herria, ha cerrado el mes de diciembre en el -0,19%, por lo que sigue acumulando mínimos históricos, lo que permitirá abaratar las hipotecas a las que toque revisión en unos 70 euros anuales. Este cálculo es para hipotecas de 120.000 euros a 20 años con un diferencial de euríbor +1%.

EL MÍNIMO


Por quinto año consecutivo, las pensiones de la Seguridad Social solo subirán un 0,25%, el mínimo establecido tras la última reforma.