20/04/2018

Irak bombardea al Estado Islámico en Siria en coordinación con Damasco

La aviación iraquí bombardeó ayer posiciones del Estado Islámico en Siria que Bagdad aseguró se ejecutaron en coordinación con Damasco. A su vez, el Ejército sirio ha comenzado la ofensiva para expulsar a los yihadistas del reducto que mantienen al sur de la capital.

GARA|damasco
0420_mun_siria

La Fuerza Aérea iraquí llevó ayer a cabo bombardeos aéreos «mortales» contra posiciones del Estado Islámico (ISIS) en el interior de Siria este jueves, según informó la oficina del primer ministro, Haider al Abadi. Los bombardeos fueron lanzados «desde el lado iraquí de la frontera», precisó la oficina de Al Abadi. El general de brigada Yahya Rasul, un portavoz militar iraquí, aclaró que los bombardeos se ejecutaron en coordinación con el Gobierno de Bashar al Assad y en ellos se emplearon aviones F-16.

«Los bombardeos aéreos contra las bandas de Daesh (ISIS) en territorio sirio se producen por los peligros que plantean dichas bandas para el territorio iraquí y son una prueba de las capacidades mejoradas de nuestras Fuerzas Armadas», afirmó el Ejército iraquí.

Al Abadi ya había adelantado que Irak adoptaría «todas las medidas necesarias si amenazaban la seguridad de Irak», en referencia a los milicianos del grupo yihadistas que llegaron a controlar un tercio de Irak, y aún mantienen el control de la zona desértica al sureste de Siria, junto al territorio iraquí.

Irak mantiene buenas relaciones con Irán y Rusia, los dos principales respaldos del Gobierno sirio, al tiempo que goza del apoyo de la coalición que lidera EEUU, y se suma así a la lista de países que interviene directamente en la guerra siria.

Ofensiva al sur de Damasco

A su vez, el Ejército sirio refuerza su ofensiva sobre el reducto que el ISIS y la exfilial de Al Qaeda mantienen al sur de Damasco con el fin de acabar con las últimas zonas que no controla en torno a la capital.

Las fuerzas gubernamentales sirias anunciaron haber alcanzado un acuerdo con las facciones yihadistas para la salida de los combatientes de esos grupos de la zona.

Unos 2.250 milicianos del ISIS que se calcula que hay en el campo de refugiados palestino de Yarmuk, y en los distrito de Hayar al Asaud y Al Qadam ,saldrán de esas áreas en dirección al desierto oriental de la provincia de Homs, en el centro de Siria. Los combatientes del Organismo de Liberación del Levante partirán hacia la provincia norteña de Idleb, dominada casi totalmente por esta agrupación y otras facciones. El resto de combatientes de otras organizaciones rebeldes del sur de Damasco viajarán a partes bajo control opositor de la provincia meridional de Deraa.

Una fuente palestina indicó que se había dado un plazo de 48 horas a las facciones para empezar a aplicar el acuerdo porque de lo contrario las fuerzas gubernamentales y las facciones palestinas comenzarían una ofensiva.

Unas horas después, el Ejército sirio lanzaba bombardeos aéreos y una ofensiva terrestre sobre las zonas controladas tanto por el ISIS como por el Organismo de Liberación de Levante, lo que suscitaba dudas sobre la aceptación del acuerdo.

A su vez el ISIS lleva a cabo su propia ofensiva para avanzar la provincia de Deir Ezzor y al menos 25 miembros de las fuerzas gubernamentales murieron el miércoles en un ataque en los alrededores de la localidad de Mayadín, situada al oeste del Éufrates y tomada por las tropas gubernamentales en octubre de 2017.

Según el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos es el mayor ataque del ISIS desde entonces y en los enfrentamientos murieron además al menos trece yihadistas.

Rusia insiste en el «montaje» del ataque químico

Los expertos de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas siguen estancados en Damasco ante la falta de garantías de seguridad para entrar en Duma a investigar el supuesto ataque químico. Los países occidentales acusan a Moscú y Damasco de retrasar su entrada. Rusia reiteró ayer que el supuesto ataque se trató de un montaje y que mostrará al Consejo de Seguridad de la ONU un testimonio que lo prueba. Moscú se refiere a una entrevista con un niño sirio de 11 años que contó cómo fue reclutado para grabar un vídeo con el que el grupo de los Cascos Blancos denunció el supuesto ataque químico en Ghuta y sirvió a los países occidentales para acusar a Damasco. Según el padre del niño, su hijo recibió galletas y dátiles antes de ser enviado de vuelta a su casa, está perfectamente y no hubo ningún ataque químico. Moscú dijo además haber hallado en Ghuta cilindros con cloro y otras sustancias con origen en Alemania y Gran Bretaña, mientras París dijo «no puede asegurar» que no habrá más ataques químicos. GARA

RETIRADA REBELDE


El Ejército sirio expulsó a unos 5.000 rebeldes del grupo Jaish al-Islam, de la localidad de Dumair, al noreste de Damasco, a través de un acuerdo similar al pactado en Ghuta. También avanza en el cercano foco rebelde de Qalamun, bombardeado desde el miércoles y en el que los insurgentes empiezan a replegarse.