Joseba VIVANCO
Athletic

Sin capacidad de reacción

Cuarto peor registro, tras los descendidos, de goles después del primer cambio. Solo en un partido ha conseguido remontar para ganar.

gara-2018-05-01-Noticia

Los dos goles de desventaja al descanso y la sangrante imagen de los suyos llevaron a Kuko Ziganda a realizar un triple cambio de regreso al césped. Fue en marzo pasado en el Sánchez Pizjuán y ni por esas el Athletic logró, no ya enmendar el adverso marcador, sino ni siquiera hacer un gol al Sevilla. En Anoeta, el técnico tiró de Susaeta en el minuto 50, cambio que sorprendió a propios y extraños porque dada la deriva del equipo en la primera mitad, lo lógico es que la entrada del eibartarra por un señalado Lekue hubiera sido en el descanso. Preguntado por ese detalle, «son cosas nuestras» se limitó a responder con intriga.

El hecho es que el inmediato tercer gol a favor de la Real a los cuatro minutos sentenció cualquier reacción con premio de los rojiblancos. Pero ni Susaeta, ni Muniain ni el ya desbancado Rico aportaron como para enmendar la plana a sus compañeros. La realidad es que el Athletic es el cuarto equipo de la Liga hasta la fecha que menos goles ha anotado a partir del primer cambio en partidos con marcadores ajustados. ¿Saben cuáles son los tres con peor registro que él? Málaga, Las Palmas y Deportivo, sí, los tres descendidos. Seguro que por datos como este es por lo que solo ha ganado un punto y ha perdido catorce tras realizar Ziganda la primera sustitución.

El Athletic ha perdido capacidad de reacción. Es una evidencia. No se ha olvidado de sus habituales apelaciones a la épica, de sus consabidos arreones durante las segundas partes con el marcador en contra. Pero el hecho es que los números sangran: no solo es el equipo del Campeonato que, al révés, más puntos se le han escapado en los últimos diez minutos, hasta siete, sino que las otrora exitosas remontadas del equipo especialmente en San Mamés y ante su público no le han dado más que para imponerse en un partido, el que le midió al Málaga en casa en la jornada 25.

Por lo demás, su alabada capacidad de reacción solo le han dado tres puntos más, sendos empates ante Villarreal en Bilbo, Espanyol en Cornellá y Valencia también en feudo bilbaino. Es verdad que el grupo nunca deja de intentarlo, incluso como sucedió en Anoeta, en donde contó con al menos tres ocasiones con el 3-1 en contra, de Williams, San José y Raúl García, pero otra cosa es materializarlas.

Aduriz, el primer recambio

Escaso banquillo y gestión del mismo a la hora de los cambios por parte del entrenador, seguro que ha habido de ambas cosas para explicar esta inacción de los leones. Las lesiones continuadas y duraderas de algunos presumibles titulares ha castigado mucho y por demasiados periodos el fondo de armario de un Kuko Ziganda que, sin fichajes, tuvo que tirar de los Vesga, Núñez o Córdoba. Lo cierto es que no ha conseguido contar con un verdadero revulsivo tampoco en el banquillo, gente con la suficiente chispa como para revolucionar un partido. Ha sucedido en momentos puntuales, con Williams, o Muniain o Córdoba, pero pero sin que haya habido mimbres verdaderos en el banco como para girarse y tener la solución.

Aduriz (doce veces, de ellas sus últimas cinco apariciones y sin ningún resultado), Beñat (otra docena, principalmente hasta enero), Lekue, Córdoba, Iturraspe y Sabin Merino han sido los hombres, por este orden, que más veces han saltado al césped desde el banquillo esta campaña. ¿Cuál ha sido el reservista más utilizado como primer recambio por el técnico navarro? Pues el goleador Aduriz, hasta ocho veces ha sido la opción inicial de Ziganda para influir en el juego del equipo y el marcador, pero se ve que con poco resultado. Beñat fue el elegido hasta en siete ocasiones e Iturraspe las mismas. Y ninguno de ellos ha sido ese revulsivo que necesitaba el grupo. Es más, en la docena de encuentros en los que el delantero donostiarra ha entrado desde el banquillo, solo una vez, en Mestalla, anotó gol, y no sirvió ni para empatar.

Un equipo con demasiados partidos a remolque, muchos minutos por debajo en el marcador y ningún atisbo de reacción. Así, imposible.

Sin el Raúl más goleador, ni Balenziaga

Puede que la del sábado sea la oportunidad de Iker Muniain para regresar a una titularidad tras su lesión y es que uno de los hombres que están destacando dentro de la mediocridad este final de curso, Raúl García, no estará ante el Betis por sanción. El excolchonero alcanzó en Anoeta su décimo gol en Liga, algo que consigue por segunda campaña consecutiva tras los diez de la pasada, lo que tiene un mérito nada desdeñable toda vez que en los últimos 20 años solo tres leones lo consiguieron: Urzaiz, Llorente y Aduriz. Julen Guerrero lo logró en 1995. El navarro está a un solo gol de igualar su mejor registro liguero, los 11 tantos con Osasuna en la 2011-12. Los otros ausentes destacados ante los béticos serán el ya sabido De Marcos y una probable baja, ayer, la de Balenziaga, con problemas musculares, que se retiró antes de tiempo ayer de una sesión en la que partipició, aunque no en su totalidad, un Aduriz que sigue siendo duda.J.V.