14/05/2018

La iniciativa #Cuéntalo sigue revelando casos de abuso sexual

Las redes sociales son un hervidero a nivel estatal tras la iniciativa de una usuaria de Twitter e Instagram, la modelo Irene Halley -@fuckinghalley-. Tiene como objetivo aglutinar en el hashtag #Cuéntalo las denuncias de acoso o abusos sexuales de celebridades.

Koldo LANDALUZE|DONOSTIA
0513_castelo

Fruto del hastag #Cuéntalo, creado por la modelo Irene Halley –@fuckinghalley–, han surgido multitud de testimonios contra el fotógrafo @Longshoots, el escritor y líder del grupo Izal, Mikel Izal, y el cómico Antonio Castelo.

Halley dio a conocer inicialmente una serie de mensajes que recibió de Castelo e incluyó  testimonios de mujeres que afirmaron sentirse acosadas en internet y en persona por el humorista alicantino. Ello se tradujo en una petición a través de Change.org, secundada por más de 11.000 firmas, que piden a “Los 40 principales” que den por finalizada la colaboración del humorista en el programa de radio “Yu”.

Una de las mujeres que han señalado como acosador a Antonio Castelo ha sido la youtuber vasca @Soyunapringada, que trabajó con el cómico en dicho programa. Dani Mateo, responsable de “Yu”, ha pedido paciencia tras estas «acusaciones muy graves» y asegura que tomarán decisiones que «serán acordes con lo que consideramos justo y siempre hemos defendido». Por su parte, Antonio Castelo rompió su silencio inicial y, al igual que el iruindarra Mikel Izal, ha negado dichas acusaciones. En el caso de Izal, afirma que «la red y su crueldad anónima distorsionó el contenido de mi corazón y mi cerebro hasta hacerlos irreconocibles, usando además como arma aquello que quién me conoce sabe que me revuelve el estómago: el menosprecio a la mujer». En cuanto a Castelo, dice que estas acusaciones son «vacías e injustas».

Una de las respuestas a esta nota en Twitter, la firmada por el actor Brays Efe figura entre las más respaldadas. Efe sentencia: «Debe ser duro descubrir que lo que para ti es ligar no se lee igual desde el otro lado. Que incomoda a tus interlocutoras. Quizá no lo haces con esa intención, pero así funcionan el abuso de poder y el privilegio».