09/06/2018

Israel mata a otros cuatro palestinos en la multitudinaria protesta en Gaza

Las fuerzas sionistas volvieron a responder con fuego real un viernes más a la multitudinaria protesta en la frontera entre la Franja de Gaza e Israel en el marco de la Gran Marcha por el Retorno, matando al menos a cuatro palestinos, entre ellos un adolescente.

GARA|GazA
0609_mun_gaza

Cientos de soldados israelíes recibieron de nuevo ayer con fuego real a los en torno a diez mil palestinos que se acercaron a la frontera por el lado de la Franja de Gaza para denunciar el bloqueo impuesto hace más de una década a este enclave y reivindicar el derecho al retorno de los refugiados, en el marco de la Gran Marcha que comenzó el 30 de marzo. Los sionistas mataron al menos a cuatro palestinos, ente ellos el adolescente de 15 años Hayzam al-Jamal, en las nuevas protestas junto a la línea divisoria con Israel, que ayer coincidieron con el último viernes del ramadán. De los 618 heridos –cinco en estado crítico–, 117 lo fueron con munición real.

Miles de personas permanecieron de pie frente a la frontera, mientras grupos de jóvenes prendían fuego a neumáticos y hacían volar cometas ardiendo hacia el otro lado de la valla para responder al lanzamiento de material antidisturbios por parte de las fuerzas israelíes.

El Ejército reforzó sus efectivos al coincidir la jornada de protesta de ayer con la Naksa (contratiempo, en árabe), que marca el inicio de la Guerra de los Seis Días, en 1967, que supuso el comienzo de la ocupación israelí de Palestina, y con el Día de Al-Quds (Jerusalén).

La movilización se denominó ayer la Marcha del Millón a Jerusalén en conmemoración del 51 aniversario de la ocupación por Israel de su parte oriental de la ciudad, durante aquella guerra.

El jefe político de Hamas, Ismail Haniyeh, llamó a la población a participar y él mismo tomó parte en la convocatoria en Malaka, al este de la ciudad de Gaza. «Vamos a romper los muros de Gaza», prometió.

Para el activista Ahmed Abu Artema, pionero en organizar estas protestas, «no hay otra opción que continuar». «La propaganda israelí pretende hacer olvidar a la gente que el mayor problema que hay es el bloqueo, y no es Hamas quien está sitiado, sino la gente», dijo.

Las marchas han dejado hasta el momento 124 muertos, la mayoría en las protestas de los viernes, pero siguen teniendo apoyo. «Si paramos las marchas, ¿qué tenemos? ¿quedarnos callados? Lo que ocurre en Gaza no lo podemos describir como vida», sostuvo Abu Artema.

Marchas en Irán llaman a la resistencia

Los iraníes reivindicaron la resistencia como la única forma de ayudar al pueblo palestino y recuperar Jerusalén frente al ocupante sionista en el Día de Al-Quds (Jerusalén), que este año coincide con un momento de gran tensión por la reciente muerte de decenas de palestinos por fuego israelí en Gaza y el traslado de la Embajada de EEUU a la Ciudad Santa, y por el aumento de la presión de Israel contra Irán.

El presidente del Parlamento, Ali Lariyani, subrayó en Teherán que «el triángulo siniestro formado por EEUU, Israel y Arabia Saudí quiere arrinconar a Irán» y desviar la atención de la causa palestina.

«Este año es mucho más importante porque EEUU apoya a los enemigos de los musulmanes en vez de defender los derechos humanos del pueblo oprimido de Palestina», dijo a Efe el clérigo Habibola Hoyati, quien agregó que es «un deber religioso y moral de los iraníes apoyar a los palestinos, que desde hace tantos años sufren los crímenes de Israel».

Para ayudar a Palestina, Siria y Yemen, se instalaron huchas para recaudar fondos.

«NO ES VIDA»


«Si paramos las marchas, ¿qué tenemos? ¿quedarnos callados? Lo que ocurre en Gaza no lo podemos describir como vida», sostuvo el activista Ahmed Abu Artema.