15/06/2018

Una mujer sin complejos y muy segura de sí misma
M.I.

S i hay una actriz cómica que sabe sacar partido de su físico esa es Amy Schumer, tal como lo ha demostrado en sus shows televisivos o en la película de Judd Apatow “Y de repente tú” (2015), lo mismo que en “Descontroladas” (2017), formando pareja humorística con la veterana Goldie Hawn. Para “I Feel Pretty” se ha puesto a las órdenes de la pareja de cotizados guionistas que son Abby Kohn y Marc Silverstein, quienes debutan en la dirección después de escribir éxitos como “Nunca me han besado” (2009), “Qué les pasa a los hombres” (2009), “Historias de San Valentín” (2010), “Todos los días de mi vida” (2012) o “Mejor... solteras” (2016). Su comedia suele ser entre romántica y sexual, sin que su último trabajo sea una excepción.

Como guionistas manejan un excelente punto de partida argumental, pero como directores no logran mantener o hacer progresar esa broma inicial a lo largo del metraje. Amy Schumer aparece en principio como una chica acomplejada por su aspecto, hasta que un buen día se cae de la bicicleta estática en la que intenta perder grasas y lo que pierde con el golpe es la consciencia de su cuerpo. Es una nueva mujer segura de sí misma, que se ve irresistible en el espejo, y la autoconfianza le lleva a empoderarse ante los hombres, los cuales ya no se le resisten.