12/07/2018

GORKA IZAGIRRE
CORREDOR DEL BAHRAIN

El campeón estatal se dejó ver ayer en cabeza por delante de Nibali en la primera prueba en la que trabaja para el siciliano, al que intentará ayudar a ganar su segundo Tour. Hasta ahora ha disfrutado de la libertad que no tenía en el Movistar, donde era uno de los corredores más apreciados por sus líderes. Considera que su nivel es similar al de otros años, pero luce más al no trabajar para otros.

«El cambio era para disfrutar de la libertad que no tenía en Movistar»
Joseba ITURRIA
0711_kir_ciclismo2

El mayor de los Izagirre da por bueno el comienzo del Tour a pesar de que reconoce que la crono por equipos no salió como querían y del golpe en una rodilla en la caída que sufrió el martes.

¿Cómo va el Tour hasta el momento para el Bahrain?

Por el momento va bien. En la crono por equipos tuvimos el primer test y nuestra actuación no fue la mejor, pero tampoco la peor. El objetivo era intentar hacer una digna crono, hay otros equipos con bloques muy fuertes e intentamos perder lo menos posible, darlo todo y no tener ningún problema. Por eso las cosas van bien, sobre todo porque Nibali el primer día llegó adelante y está muy bien.

Ha llegado en el primer grupo hasta la etapa del martes...

En la caída que hubo a falta de cinco kilómetros me vi implicado. Recibí un golpe en la rodilla, pero nada importante.

Llegó al Tour tras lograr una medalla de oro y una de plata en los campeonatos estatales y tras una temporada muy destacable.

Estoy contento con ese último fin de semana antes del Tour y con toda la temporada. El cambio de equipo era para disfrutar de la libertad que tengo aquí y que en Movistar no tenía y se ve en los resultados.

Comenzó el año con un séptimo puesto en Down Under, un tercero en Omán y París Niza, donde solo una caída le impidió ganar, y un quinto y un tercero en las dos primeras etapas de la Itzulia...

El objetivo también fue empezar bien el año con el nuevo equipo para coger confianza, intentarlo por lo menos y salió bien. Quisimos alargar la forma hasta la Itzulia y sobre todo en París Niza anduvimos bien. La confianza se va ganando poco a poco, pero creo que también hay que ser realista para poner uno mismo sus objetivos. No voy a ir a un Tour a intentarlo ganar. Sé lo que puedo disputar y lo que no, intento hacer eso y hasta ahora ha ido bien toda la temporada.

En la París Niza me quedé contento porque hacer podio está muy bien, pero llegas a casa y empiezas a darle vueltas a lo que pudimos conseguir y por culpa de una caída se fue todo al traste. Luego empecé con mucha ilusión la Euskal Herriko Itzulia, me sentía bien, también tenía confianza, sobre todo tras el rendimiento de París Niza. Empecé bien, llegué a la crono tercero en la general, pero esos días notaba a las noches que acababa la carrera y tenía el cuerpo como que venía algún bajón. Ese día y en la etapa de Eibar no pude más y así se quedó.

¿Ha sido la temporada en la que ha alcanzado más regularidad?

Ya llevo un par de años con mucha regularidad en carrera, aunque los resultados no lo reflejaban porque hasta ahora andaba trabajando para otros. Tenía alguna oportunidad, pero así no se aprecia la regularidad. Por eso creo que ando parecido a los años anteriores.

Han compartido liderato los dos hermanos sin trabajar para Nibali hasta el Tour...

Siempre está bien tener al hermano en el mismo equipo, los dos hemos estado a un buen nivel y siempre juntos para afrontar carreras de gran nivel como la París Niza, Itzulia y los campeonatos. Y está muy bien. Con Nibali solo he coincidido en Omán, en la Itzulia, en las clásicas de las Ardenas y luego en el Teide en una concentración de dos semanas para preparar en altura el Tour.

¿Cómo ve a su líder?

En Dauphiné no estuvo a la altura de los Sky, de Thomas y de los que estaban disputando, pero todos lo conocemos. Le hemos visto en el último Giro que ganó, dando un vuelco a la clasificación cuando parecía que lo tenía todo perdido. Llega bien, aunque veremos cómo transcurre el Tour. Está convencido y mentalizado para disputar la general y tanto él como el cuerpo técnico que tiene alrededor están tranquilos y creemos que ha llegado bien y está en condiciones de disputar la victoria. Nosotros al menos queremos eso.

Comentaba su hermano Ion que su única idea es apoyar a Nibali. ¿Se plantea la opción de poder pelear por una victoria de etapa?

Tres semanas dan para mucho. Hay mucha montaña en este Tour y ya veremos cómo transcurre, pero ahora no es un objetivo claro. El objetivo es ganar el Tour con Vincenzo y todo lo demás, si viene, bienvenido. Pero tenemos claro que es el líder y estaremos al lado de él. En las etapas duras, sobre todo en la montaña, intentaremos ayudarle y luego habrá que ver cómo marcha la carrera para todos. Tenemos un buen equipo con corredores como Pellizotti o Pozzovivo, que viene del Giro y a ver cómo responde las tres semanas. Será una incógnita, pero el bloque en general es muy bueno y estará a su disposición.

¿Le puede tocar ser el principal apoyo de Nibali en el pavés?

No sé el equipo qué nos dirá, pero a mí ya me ha tocado estar en las etapas del pavés con los líderes que he tenido anteriormente y no tengo ningún problema. Conozco las carreras del pavés, he corrido muchas, será una etapa muy dura y puede marcar las primeras diferencias junto con la crono por equipos.

¿Va a intentar Nibali sacar tiempo como en el Tour que ganó?

El primer golpe lo dio ahí, pero no sé si ahora intentará repetir, no creo que tenga que seguir el mismo guión. Intentará hacerlo lo mejor posible en esa etapa y, si se pierde tiempo, perder lo menos posible y, si gana, ganar lo máximo, pero iremos día a día.

A partir de ahí el Tour es muy duro con muchas etapas de montaña.

Hay mucha montaña y también la primera semana es muy dura. Sobre todo la etapa del domingo, porque hasta ahora ha habido pavés, pero el que han puesto este año es bastante más exigente que otras ediciones porque hay muchos tramos y es una etapa larga y hará bastante daño. Y las etapas de montaña van a ser más duras aún. La última crono de Senpere a Ezpeleta ya hemos estado mirándola y es muy, pero que muy, dura y yo creo que el que quiera ganar el Tour ahí tendrá que darlo todo.

Hay mucha dureza en este Tour y yo creo que será un punto a favor para Vincenzo que solo acaben tres etapas de alta montaña arriba. Por eso pueden tener peso la estrategia y las fugas. Al no terminar arriba te obliga a bajar bien y le conocemos a Vincenzo, que es muy buen bajador. Es un Tour que no se va a ganar solo subiendo, hay que hacer todo bien.

¿Cómo ve con ese recorrido a los principales favoritos?

En el equipo Sky además de Froome hay que tener en cuenta a Egan Bernal, que viene muy escondido, pero ha mostrado su nivel durante toda la temporada. Además destacaría a Richie Porte, Primoz Roglic, al tridente del Movistar, que es muy fuerte con Nairo, Mikel y Alejandro, y habrá que ver a Dumoulin, que viene del Giro y querrá hacerlo lo mejor posible.

¿Nairo Quintana le echará de menos porque siempre lo quería tener a su lado?

Sí, pero también entendió que cada uno tiene que coger su camino. Cuando he estado la lado suyo, como con Alejandro, lo he dado todo por ellos y también lo saben y lo agradecen. Cada uno tiene que coger su camino y ahora se separan los nuestros, pero seguimos siendo muy buenos amigos. Es de agradecer que la gente te quiera y te valore, sobre todo ciclistas tan potentes como ellos.