02/08/2018

Facebook detecta una nueva campaña de desinformación

Facebook ha identificado una nueva campaña de desinformación política presuntamnente destinada a interferir en las elecciones que se celebrarán en Estados Unidos el próximo noviembre. Facebook ha desactivado 32 cuentas y páginas en su red social y en Instagram.

Koldo LANDALUZE|DONOSTIA
0802_facebook

El fundador de la red social más poderosa del planeta, Mark Zuckerberg, parece decidido a no querer repetir el doloroso vía crucis que le llevó a estar presente y dar explicaciones sobre fugas de datos, el escándalo Cambridge Analityca y el papel que supuestamente pudo haber jugado Rusia en las elecciones estadounidenses de 2016.

Ejemplo de ello es que Facebook anunció ayer que ha desactivado 32 cuentas y páginas en su red social y en Instagram que estaban coordinadas en una presunta campaña de desinformación identificada. Todo ello teniendo presente que el próximo mes de noviembre se celebrarán las elecciones legislativas de medio mandato en Estados Unidos.

A través de un comunicado, la red social afirma que «este tipo de comportamiento no está permitido en Facebook porque no queremos que la gente o las organizaciones creen redes de cuentas que engañen a otros sobre quiénes son o lo que están haciendo». Facebook ha reforzado recientemente sus sistemas de control y vigilancia para evitar que vuelva a repetirse el uso de su plataforma para difundir bulos y noticias falsas con el objetivo de influir en los resultados de las próximas elecciones. En su nota, la compañía reconoce que «todavía estamos en las primeras fases de nuestra investigación y no tenemos todos los hechos, incluyendo quién podría estar detrás», pero asegura que quien haya orquestado esta nueva campaña de presunta desinformación ha ido «mucho más allá» que Internet Research Agency a la hora de ocultar su verdadera identidad y motivación.

Internet Research Agency es una entidad que se dedica a promover las posiciones del Gobierno ruso en redes sociales e internet y que, según Facebook, tuvo un papel protagonista en las campañas de bulos y noticias falsas sobre temas controvertidos y divisivos que trataron de influir en las elecciones de 2016.