10/09/2018

Suecia: auge de la extrema derecha que será arbitro en la formación gobierno

Las elecciones generales de Suecia dejaron un paisaje político de inestabilidad, sin que los socialdemócratas ni la alianza de centro-derecha consiguieran la mayoría. Además dejaron un nuevo árbitro: la ultraderecha de los Demócratas Suecos, que alcanzaría el 20% de los votos.

GARA|ESTOCOLMO
0910_p018_suecia

Las escuetas a pie de urna y los primeros resultados oficiales de las elecciones generales en Suecia que llegaron ayer confirmaron el fulgurante ascenso de los Demócratas Suecos, formación populista y de extrema derecha que lo apostó todo a la retórica anti-inmigración pura y dura. Al parecer, superarían el umbral del 20% de los votos, proyectándose así como árbitros de la futura gobernabilidad del país y dinamitando el tradicional equilibrio de la política sueca.

No se preveía que los socialdemócratas que gobiernan el país, ni el bloque de partidos de centro-derecha consiguieran hacerse con la mayoría necesaria para formar gobierno. Las encuestas a pie de urna de la televisión pública STV indicaban que la centro-derechista Alliance conseguiría un 39,6% de los votos, algunas décimas más que los socialdemócratas (39,4%).

La ultraderecha es la llave

De confirmarse estos resultados, el mapa político sueco quedaría conformado por tres grandes bloques. Dos bloques «normales y homologables» que representan algo más del 70% de los votos, y una tercera fuerza que jugándoselo todo a la carta de la mano dura contra la inmigración ha conseguido romper marcas históricas. Y pasar de ser una formación que tradicionalmente conseguía votos de hombres de clase obrera, a captar un considerable porcentaje de voto femenino, de votantes con mayores ingresos, e incluso de cosechar unos buenos resultados en áreas con altas tasas de población migrante.

Aunque la economía sueca esté en auge, muchos votantes han mostrado preocupación por la presión que la ola de inmigrantes de 2015 –Suecia concedió el asilo a 163.000 personas, la cuota más alta por habitante de todos los países de la UE— puede ejercer sobre servicios sociales, sanidad y acceso a la vivienda. Los ultraderechistas de Demócratas Suecos llevaron más allá el tema al unir directamente a los inmigrantes con los tiroteos y las agresiones de género. También han propuesto un referéndum del «Swexit», para una eventual salida de Suecia de la UE.

El empuje de esta formación ha obligado a los dos partidos que tradicionalmente han mantenido el modelo sueco de bienestar a endurecer el tono en torno a la integración e incluso a replantearse una revisión del contrato social que aupó al país a una referencia global.

Los analistas suecos avanzaban anoche una próxima salida de los socialdemócratas del gobierno y la posibilidad de un apoyo externo de los Demócratas Suecos a la coalición centroderechista para ir marcándole terreno y agenda, desgastarla y eventualemente dinamitarla.

ZONA DE PELIGRO

El partido de Los Verdes, con gran tradición en Suecia, se debatía en una zona de peligro existencial: el listón del 4% de los votos, necesario para entrar en el Parlamento.