14/10/2018

Iratxe FRESNEDA
Docente e investigadora audiovisual
Otras miradas, otras trayectorias

Desde el cine-ojo de Vertov hasta los “Modos de ver de Berger”, la imagen en movimiento ha creado visiones de lo real que, de vez en cuando, huyen hacia la magia de las otras representaciones, esas que buscan las otras historias, las que se desvían de los caminos más transitados. Elvira Luz Cruz, una mujer mexicana de 26 años, fue hallada el 9 de agosto de 1982 en estado inconsciente junto a los cuerpos sin vida de sus cuatro hijos. Fue condenada a cadena perpetua. La ineficiencia legal y las anomalías del juicio atrajeron la atención de grupos feministas y de derechos humanos. Argumentaron que Elvira había sido declarada culpable por ser mujer, pobre, indígena y analfabeta. La directora Ana Díez, acompañada por Dana Rotberg, realizó un imprescindible viaje audiovisual, que comenzó como ejercicio escolar, para llegar hasta las profundidades de esta historia. Desde entonces, Ana Díez se curtió en lo real, en las historias que no aparecen en los grandes relatos. Su forma de registrar tiene que ver con la poética que surge de lo “oscuro” y con un delicado distanciamiento sobre lo retratado. Su obra, recogida recientemente en un libro editado por la Filmoteca Vasca, desde “Elvira Luz Cruz, pena máxima” pasando por “Ander eta Yul” o “Galíndez”, es una aportación indispensable a los modos de ver de nuestros días y, gracias a la iniciativa Bideotik-Trayectorias de Azkuna Zentroa Bilbao, podremos volver a visionar en Bilbo esta rara avis documental guiados por la presencia de la realizadora ganadora de un premio Goya (el martes a las 19.00 en Bilbo).