10/11/2018

Estudio revela las diferencias entre entes públicos europeos

El estudio «Panorama actual y tendencias de la radiotelevisión pública en Europa» pone de manifiesto que los entes públicos englobados en la FORTA, cada vez se distancian más de los medios públicos europeos en recursos y financiación.

Koldo LANDALUZE|DONOSTIA
1110_forta

La segunda edición del estudio “Panorama actual y tendencias de la radiotelevisión pública en Europa” –liderado por la Universidad de Santiago de Compostela, en colaboración con las Universidades de Valencia, Málaga, Castilla-La Mancha, Barcelona, Madrid, Vigo, Carlos III de Madrid y A Coruña– revela varios elementos a destacar.

Entre sus conclusiones afirma que los servicios audiovisuales públicos autonómicos a nivel estatal afrontan su futuro con recursos presupuestarios y financiación «bastante por debajo de la media de otros países de Europa, cuya distancia cada vez es más amplia». Así, la comparación con las radiotelevisiones públicas europeas muestra que modelos de proximidad similares, como Alemania y Bélgica, no solo duplican sino que triplican, respectivamente, a los presupuestos de los medios englobados en la Federación de Organismos o Entidades de Radio y Televisión Autonómicos FORTA.

En un análisis más enfocado en la labor de los medios públicos en Europa, el informe pone de relieve la necesidad de recuperar «el periodismo lento, de investigación, de explicación y servicio público, para contrarrestar la acelerada dinámica de la actualidad marcada por la inmediatez de los nuevos medios y redes sociales». A modo de conclusión, subraya la importancia de la verificación contra la desinformación, las noticias falsas y las campañas xenófobas que «transgreden los principios de los derechos humanos y los valores humanistas europeos de respeto a la diversidad cultural, lingüística y social».

Las principales corporaciones audiovisuales públicas han aplicado herramientas y programas de verificación de fake news así como acciones concretas de alfabetización dirigidas especialmente a los públicos jóvenes para reforzarles el espíritu crítico y transmitirles el valor de la información de confianza y creíble.