26/02/2019

Cuba aprueba la nueva Constitución con un 86,8% de los votos

La población cubana aprobó la nueva Constitución con un 86,8% de los votos (6,8 millones) frente a un rechazo del 9% (766.400), en el referéndum celebrado el pasado domingo y en el que participó el 84,4% de los censados. El texto recoge los cambios económicos y sociales de la última década, que han sido debatidos en los últimos meses.

GARA|LA HABANA
0226_mun_cuba

«La Constitución ha sido aprobada por la mayoría de los ciudadanos», anunció la presidenta de la Comisión Electoral Nacional (CEN), Alina Balseiro. Con una participación del 84,4% (7.848.343 votos depositados), 6,8 millones de cubanos (el 86,8%) voto sí a la nueva Constitución mientras 766.400 (9%) optaron por el «no», según los datos del órgano electoral. El 4,1% restante correspondió a votos en blanco o nulos,

La nueva Constitución de Cuba reemplazará a la Carta Magna de 1976 aprobada con un 97,7% de los 5,6 millones de votantes registrados entonces, y plasma los cambios económicos y sociales producidos en el país en la última década tras las reformas introducidas durante los dos mandatos de Raúl Castro (2008-2018). La papeleta de voto contenía la opción de elegir la respuesta «sí» o «no» a la pregunta ¿Ratifica usted la nueva Constitución de la República?» .

El debate sobre la Constitución ha dominado la vida política de Cuba en los últimos meses, en el que los cambios propuestos se han sometido a un extensa discusión. El borrador luego fue aprobado con sus modificaciones por la Asamblea Nacional.

Y en los últimos días, no han faltado las presiones desde Estados Unidos. El sábado el senador Marco Rubio respondió con un tono amenazante al presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, que expresaba su apoyo a Venezuela en Twitter: «Pronto será tu turno».

A su vez, el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca John Bolton, calificó el referéndum de «otra trampa del régimen cubano para ocultar su represión y la tiranía».

Pero en la isla se han ignorado las amenazas y el Gobierno cubano se ha presentado como estandarte del socialismo y de la izquierda latinoamericana, así como de la solidaridad Con Venezuela. «La lucha continúa», afirmó Díaz-Canel, que señaló que «el golpe de Estado imperialista» fracasó el sábado en Venezuela, «pero el imperio no renuncia a sus planes».

«Victoria de América Latina»

«Estoy convencido de que la mayoría de los cubanos van a dar un sí por Cuba, por la Patria, por la Revolución y por el futuro. Estoy optimista (...) hoy vamos a ganar, vamos a obtener una victoria que va a ser nuestra, que va a ser de América Latina y el Caribe», afirmó el presidente cubano al depositar su voto el pasado domingo.

Los cubanos votaron en 25.348 colegios electorales y 195 colegios especiales. Al censo inicial de 8,6 millones de votantes se le añadieron en la jornada del referendo 634.000 personas debido a que en Cuba, aunque lo habitual es votar en el lugar de empadronamiento, no se trata de un requisito obligatorio, por lo que hubo personas que pudieron votar en otros lugares.

Ello provoca un desvío del registro electoral, que «en los próximos días» se actualizará para obtener las cifras definitivas de la votación, precisó Balseiro.

La presidenta de la CEN destacó que la jornada de la consulta se desarrolló «como una fiesta electoral, con tranquilidad y concurrencia a las urnas». «Lo catalogamos de muy satisfactorio», añadió.

Cambios económicos y en el mandato presidencial

Entre los cambios que introduce la nueva Constitución cubana se encuentra el reconocimiento del mercado, la propiedad privada y la inversión extranjera, dando base constitucional al modelo económico iniciado en 2008, que permite la actividad privada, lo que hoy incluye a 591.000 personas. El nuevo texto reafirma el carácter socialista del sistema político y el rol dirigente del Partido Comunista, «en la construcción del socialismo y el avance hacia la sociedad comunista». En la nueva Constitución el presidente de la República tendrá a su lado un primer ministro, pero la principal novedad será la limitación del mandato presidencial. Será de cinco años y renovable una vez. La edad mínima para poder presentarse al cargo será de 35 años y la máxima de 60 en una primera candidatura. Se mantiene su elección indirecta; el presidente es elegido por los diputados, que a su vez son elegidos en votación popular. La definición de matrimonio como unión «entre dos personas», sin especificar el género, fue rechazada en el proceso de debate por parte de la población y las iglesias cristianas, por lo que el Gobierno dio marcha atrás y el texto solo constata «una institución social y jurídica», dejando al Código de Familia la opción de incluir el matrimonio homosexual, que será sometida a referéndum. GARA

VENEZUELA


«Votamos por nuestra Constitución (...), votamos también por Venezuela, defendemos Venezuela porque en Venezuela se juega la dignidad del continente», afirmó la víspera el presidente, Miguel Díaz-Canel.