28/05/2019

Unzue mira a Roglic y Landa, a Nibali

El director del Movistar cree que al esloveno hay que restarle un minuto más por la crono y el vasco teme al italiano, único aspirante que ya ha ganado.

Iñaki TELLERIA
0528_kir_p029f01

Movistar es a día de hoy el mandamás del Giro. El conjunto cuyo staff es navarro, heredero de Reynolds y Banesto, lidera la clasificación por equipos, también la individual con el ecuatoriano Richard Carapaz y cuenta con la alternativa del alavés Mikel Landa en la quinta posición. Disfrutan de una situación de privilegio cuando se afronta la última y decisiva semana de la carrera.

Tras el Sky inglés, que está un peldaño por encima, es una de las formaciones más potentes del mundo. De ahí también que de su interior se emitan distintos mensajes. Así ayer, coinciciendo con la jornada de descanso, su primer director, Eusebio Unzue, puso el acento en el esloveno Primoz Roglic (Jumbo) como rival a batir, Landa centró su mirada en el italiano Vincenzo Nibali (Bahrain) y Carapaz, más joven y exultante con su maillot rosa de líder, se postuló él mismo como candidato.

«En el Giro puede pasar de todo, es imprevisible. Hay seis corredores en igualdad. Nosotros hemos recuperado tiempo perdido en las cronos y estamos en un escenario diferente. En la tercera semana muchos corredores explotan o se pueden hundir, es imprevisible. Ya vimos el año pasado lo que sucedió con Yates y Froome», explicó Unzue, si bien insistió en que para él «el líder virtual es Roglic», que cuenta con la bala en la recámara de la crono final de Verona.

En cuanto a los suyos, el director navarro puntualizó que «están bien» y añadió que «Mikel ha ido de menos a más y la montaña le ha ayudado a estar donde le corresponde y Richard apareció discreto y luego ha estado impresionante, es uno de los grandes favoritos. Entre uno y otro creo que podemos luchar por el maillot rosa».

Por su parte, Landa, para empezar, hizo hincapié en la jornada de hoy. «El Mortirolo es un puerto muy exigente y se notará la acumulación de fatiga. Hay que controlar de cerca a Nibali, es el rival, aunque conozco la subida y creo que podremos defendernos bien». Aun así, el alavés recordó que el Giro «no avisa y cualquier día puede ser bueno o malo», antes de volver a insistir en que Nibali es «el favorito porque su palmarés está adornado con 4 grandes», aunque también puntualizó que Roglic «es un rival muy fuerte».

«Sobre sus posibilidades dijo que espera «seguir creciendo. Me costó empezar, pero la semana pasada estuve mejor y quiero dar un paso más, pretendo estar participativo en carrera y ser parte de ella», declaró.

Por su parte, Carapaz reconoció sentirse «favorito» y «animado para defender el liderato. Noto que me tienen más en cuenta y sé que los rivales me seguirán probando, pero el equipo me respalda».

Finalmente, y desde la experiencia, Nibali insistió en que el Giro es «impredecible: el año pasado Froome llegó al final con 5 minutos de retraso y en dos días se volvió todo del revés. En tres semanas puede pasar de todo porque mantenerse centrado todos los días no es fácil».

16ª etapa recortada

Tras anular la subida al Gavia por nieve y riesgo de aludes, la etapa de hoy se ha reducido a 194 km. Sin embargo, los corredores no se librarán del Passo del Mortirolo (de Primera y a 28 km de meta) con pendientes de hasta el 18%. Tras la bajada, el trazado sube los últimos 15 km hasta el final en Ponte di Legno con pendientes del 3-4%.