08/07/2019

EDITORIALA
Euskaraldia se prepara para dar brío al euskara

El otoño pasado la primera edición de la iniciativa Euskaraldia lograba romper inercias y ganar nuevos espacios para el euskara. El experimento consiguió cambiar actitudes, quebrar prejuicios y permitir que nuestra lengua creciera y sumara a lo largo y ancho de toda nuestra geografía. Fue un cambio parcial y limitado en el tiempo, pero dibujó un camino diferente para lograr cambios profundos y a largo plazo. Con el bagaje de lo aprendido entonces y de los vacíos detectados, los impulsores de la iniciativa se han puesto manos a la obrar para organizar la segunda edición a celebrar en otoño de 2020.

De cara a esa segunda edición de euskaraldia, los organizadores plantean conservar algunas características y modificar otras. Se mantiene el esquema en el que el peso de la dinámica recae en los grupos de euskaltzales locales mientras que la estructura nacional se limita a ofrecer ciertos recursos generales. Un esquema adecuado que resta burocracia y suma responsabilidad. Definir mejor los dos roles centrales –belarriprest y ahobizi– del proceso es otro de los aspectos en los que están trabajando. Ambos son esenciales para fortalecer nuevas costumbres lingüísticas pero los organizadores ponen el acento en que el primero se entienda de un modo más activo: no se trata solamente de escuchar, sino también de elegir cuándo expresarse en euskara. Un nuevo aspecto que proponen es la del arigune, esto es, llevar la dinámica a los grupos, a entidades de todo tipo en las que se participa en la vida cotidiana, desde el centro de trabajo hasta los clubes deportivos o de ocio. De esta forma Euskaraldia busca implicar a las personas pero también a las instituciones para que estimulen y promuevan esta dinámica.

Euskaraldia es un esfuerzo colectivo para cambiar costumbres y ampliar espacios al euskara. Una iniciativa para dar un nuevo brío a nuestra lengua que, con una participación activa, logrará superar otra vez las expectativas.