14/07/2019

GORKA IZAGIRRE
CORREDOR DEL ASTANA

El único guipuzcoano en el Tour trasmite confianza en Fuglsang y destaca que su caída está olvidada, como quisieron demostrar ayer. Aunque admite que hasta ahora no ha aguantado las tres semanas en el Tour y que un día puede fallar, recuerda que nunca ha dado un nivel tan alto. En su vuelta al Macizo Central, Gorka Izagirre no olvida el enfado del año pasado con Slagter que le impidió ganar en Mende.

«Si tuviéramos que dar un nombre este año, todos diríamos Fuglsang»
Joseba ITURRIA
0714_kir_ciclismo11

El mayor de los Izagirre ha llegado al Tour tras apoyar a Fuglsang en Dauphiné, exhibirse en Murcia y ya demostró ayer que será uno de los hombres claves del Astana para endurecer la carrera.

¿Cómo va el Tour hasta ahora?

Como todos los años. La primera semana hay mucha tensión, aunque hasta ahora no ha habido grandes caídas. Ha habido algunas, pero los grandes líderes siguen en carrera y eso invita a pensar que habrá fiesta para los próximos días.

¿Qué conclusiones saca de la primera llegada en alto del jueves en La Planche des Belles Filles?

Se vio al Movistar y a Mikel Landa con una actitud muy ofensiva y todo el equipo con confianza. Se pusieron muy fuerte a trabajar, hicieron daño y a Mikel la necesidad le obliga a tener esa actitud. A pesar de todo, se vio que tiene piernas para eso y que no va a perder ningún día para intentarlo. Para los espectadores será bonito. Por nuestra parte Fuglsang ha olvidado la caída del primer día. Algunos líderes perdieron tiempo, se les vio flojos y Jakob no fue uno de ellos por suerte. Estamos a gusto y con ganas de seguir adelante.

Ya fue uno de los mejores apoyos de Fuglsang en Dauphiné...

Jakob ganó la carrera y estuve trabajando y a un buen nivel. Realizamos un parón después de las clásicas, estuvimos en el Teide preparándonos, hicimos muy buenos entrenamientos y quedé contento con el trabajo en Dauphiné y con mi actuación en los dos campeonatos. En la crono hice tercero y en la prueba en línea también se intentó, aunque no se pudo ganar. Tengo buenas sensaciones y forma física. Estoy bien y contento.

¿Confían en Fuglsang para disputar la victoria o el podio?

Estará ahí, luego veremos hasta donde puede llegar. Es verdad que hasta ahora en una vuelta de tres semanas siempre le ha faltado algo, pero también éste es su año. Esta temporada si tendríamos que dar un nombre todos diríamos Fuglsang. El nivel que está dando es grandísimo, le tenemos ahí, también él está con muchas ganas y a ver qué tal sale. De primeras hacer un podio en un Tour ya es grandísimo premio, pero hay que ir día a día pasando las dificultades.

¿Puede acusar el desgaste de estar a tope desde febrero hasta finales de abril en las clásicas?

Ha hecho su parón después. también es verdad que lleva desde la primera carrera a tope. No sé, yo tengo mis dudas. Sé que está fenomenal, pero tampoco me extrañaría si algún día se desfallece. Sería lo normal también, pero confiamos plenamente en él, va a darlo todo, ya conoce también la carrera muy bien y eso lo tiene a su favor.

¿A parte de trabajar para el líder se plantea disputar una victoria de etapa en alguna escapada?

Yo creo que tendremos nuestras oportunidades. Habrá que ir día a día, tenemos un equipo muy fuerte y, a parte de trabajar un bloque, si cogemos escapadas hay corredores para disputar las etapas. Habrá momentos en los que el equipo nos dé un poco de libertad, aunque todo dependerá también de la situación en la que esté Fuglsang.

El año pasado logró un segundo puesto en el Tour...

Tengo un montón de puestos entre los diez primeros. Creo que solo me falta el primero, pero hay que cogerlo con tranquilidad. Es una carrera que me gusta, he pedido venir este año, la conozco, sé que es muy difícil y haremos lo que se pueda.

¿En alguna de sus escapadas en el Tour vio cerca la victoria?

El año pasado en la etapa que ganó Omar tuve la sensación de que podía y de que iba ganar. Pero luego pasó nuestro rifirrafe con Slagter, que no colaboraba. Íbamos tres, le pedía más colaboración, él decía que no podía, me calenté con él y perdí los papeles. Se nos fue Stuyven y nos quedamos. Luego ganó Omar y en esa etapa sí que me veía ganador.

¿Cómo ve a los rivales de Fuglsang en este Tour?

Thomas venía de una caída en Suiza, pero está a un muy buen nivel y han dicho que Bernal va a trabajar para él. Eso también habrá que verlo, pero su bloque está muy fuerte y llegan muy bien como todos los años, aunque han tenido el percance de Froome. Al no estar él y Dumoulin se abre un poco el abanico. Son dos corredores que en cronos dan su estacazo y sin ellos tenemos a Thomas, que es el ganador del año pasado y está bien, pero de estar bien a estar muy bien habrá que verlo en la gran montaña. Además puede ser el Tour de Landa, de Pinot, están Quintana, Yates, Porte y, por supuesto, Fuglsang. Los escaladores puros como Pinot, Landa o Quintana pueden tener su oportunidad de oro, ellos también lo saben y la han preparado con mucho mimo.

¿Que solo haya una crono cambia la carrera para ellos?

Además los kilómetros de contrarreloj terminan en Pau, ya no hay más cronos de ahí en adelante. Eso también abre un poco ese abanico de los escaladores de los que hemos hablado. Habrá que ver día a día.

Ya los Pirineos son duros con dos llegadas exigentes como las del Tourmalet y Prat d’Albis...

Y muchas veces sobre el papel hay otras etapas que no parecen muy duras, pero te pueden dar un juego para hacer movimientos. Puede haber etapas así. Las de la última semana de los Alpes son muy duras también, pero como siempre, al final muchas veces igual ya la primera tanda de montaña en Pirineos suele pasar que dejan unas diferencias grandes y luego en la segunda no hay muchos cambios. Igual este año cambia un poco eso porque no hay una contrarreloj y los escaladores puros se moverán mucho y puede haber pelea hasta la penúltima etapa.

El año pasado en la etapa que ganó Omar tuve la sensación de que podía y de que iba ganar. Pero me calenté con Slagter y perdí los papeles