17/07/2019

Acusan a Tel Aviv de la muerte de un palestino en prisión
GARA|RAMALlah

Nasar Taqatqa, un palestino de 31 años que no padecía enfermedad alguna, detenido en la prisión israelí de Nitzan, fue hallado muerto en la mañana de ayer por funcionarios israelíes. Asociaciones palestinas acusaron a la potencia ocupante del fallecimiento del joven. «Condenamos la muerte de nuestro mártir y achacamos toda la responsabilidad a Israel», expresó el presidente del Club de Prisioneros Palestinos, Qadura Fares, quien agregó que la causa real del fallecimiento está ligada a su detención en confinamiento solitario.

Israel negó esa versión y dijo que Taqatqa no estaba en aislamiento sino en «un centro médico dentro del complejo de la prisión».

La agencia oficial de noticias palestina, Wafa, informó de que Taqatqa fue detenido hace un mes en su casa en Belén. Se trataba de su primer arresto. Luego fue trasladado a la prisión de Al-Jalama para su interrogatorio y más tarde a la de Nitzan, donde se le impuso el régimen de «confinamiento solitario». «Sabemos que lo estaban torturando y lo pusieron donde no había suficiente aire», acusó Fares, que agregó que las autoridades penitenciarias sionistas le tenían prohibido mantener contacto con su abogado.

Peticiones ignoradas

Según la información de Wafa, la familia del fallecido indicó que no padecía enfermedad alguna.

El Servicio de Prisiones de Israel indicó que días atrás fue examinado en un hospital y que no se le detectó nada inusual. «No es la primera vez que esto sucede», enfatizó Fares y remarcó que es común que se ignoren las peticiones de ayuda de presos palestinos en caso de enfermedad o necesidad de medicinas.