29/07/2019

EDITORIALA
La democracia interna es un avance revolucionario

L a decisión sobre qué posición adoptará cada partido en el próximo pleno de investidura en el Parlamento de Nafarroa la están tomando las bases de cada fuerza política. En diferentes formatos, la semana pasada votaron en Izquierda-Ezkerra y Podemos, ayer lo hizo el PSN y esta semana lo hará EH Bildu. La principal diferencia entre estas consultas es hasta dónde se abre el censo y cómo de abiertas son las opciones. Por diferentes razones, la excepción la marcan Navarra Suma, por un lado, y Geroa Bai, por otro. En ninguno de los dos casos parece del todo necesario el refrendo, aunque la democracia siempre fortalece las posiciones políticas. La derecha españolista no comparte esta tesis, pero además tiene claro que en ningún caso va a apoyar un Gobierno liderado por María Chivite y apoyado por Geroa Bai, Podemos e I-E. El partido de Uxue Barkos, superado el shock de los resultados electorales, ha impulsado con fuerza este nuevo Ejecutivo –no sin dudas pero sin más alternativas–.

Aunque ahora se dé por garantizado, el refrendo de las bases a decisiones relevantes y la elección en primarias de los líderes son elementos bastante recientes en nuestro sistema político. En otras culturas, desde los caucus o conferencias anglosajonas hasta las primarias uruguayas, existen una gran tradición democrática interna. En Ipar Euskal Herria, la designación de candidatos también influye en la relación entre representantes y representados. La implementación de la democracia dentro de los partidos y coaliciones es un gran avance político. Es un cambio que ha venido para quedarse y hay que celebrarlo y mimarlo.

Una mayor democracia obliga a cambios mucho más que formales o estatutarios. Fuerza a cambios culturales en los debates, en la formación, en la participación y en el reparto de poder interno. La democracia interna impulsa otra forma de hacer política, pero en ningún caso inhibe a los órganos electos de hacer dirección. Además, limita las intrigas y refuerza el liderazgo.