21/09/2019

Raimundo Fitero
El sueño

El círculo virtuoso que se torna vicioso es una entrevista del que está en funciones con el periodista de guardia. Un encuentro en la fase de importancia universal en forma de entrevista pactada entre Sánchez y Ferreras es una suerte de pack preelectoral en el que solamente falta Florentino Pérez para que el insomnio llegue a toda la población desprevenida. La campaña electoral empieza antes de que se proclame oficialmente que vamos a elecciones. Y de todas las cosas, cositas, mentiras, medias verdades, observaciones, y postureo, que cocinaron entre los dos, se queda para la historia una frase que se ha convertido en eje del momento político anormal: «si hubiera un gobierno con Podemos, yo no podría dormir tranquilo».

La verdad, es que el sueño es algo fundamental. Si no duermes bien puedes empezar a tener problemas graves de identidad. Y si eres presidente de una coalición, tener a unos seres a los que el en funciones asegura no tienen experiencia de gobierno, ni de gestión, es para este Ken con canas, un motivo para dormir mal. ¿Duerme bien ahora? ¿Concilia el sueño sin tener que escuchar a su conciencia y a su asesor? ¿Cuenta ovejas, decretos ley, síes y noes, promesas incumplidas o duerme a pierna suelta, sin tener necesidad de nada más que lo que el organismo y su entorno le proporcionen?

El sueño de uno contra los sueños de muchos. Siempre existe esa dicotomía. Los soñadores acaban perdiendo los trenes, y los insomnes perdiendo la cabeza. Iglesias replica diciendo que seguramente Sánchez no querían gobierno de coalición para no tenerle a él en el Consejo de Ministros haciéndole sombra. ¡Qué nivel de soberbia y autoestima! A Iglesias lo pasean por los platós por orden del Ibex 35. Es la mejor manera de que UP se quede en IU. Y si Errejón logra presentarse, se lía de verdad. El sueño de otros.