Ramón SOLA
BILBO

La Ertzaintza encarcela a un identificado ante Vox con una orden prescrita en 2012

En la concentración celebrada este domingo en Bilbo por Vox, la Ertzaintza identificó a un vecino y terminó deteniéndolo y encarcelándolo pese a ser avisada de que la condena en que se basaban para ello llevaba ocho años prescrita y seis años definitivamente extinguida. El Juzgado lo corrigió al día siguiente. La Ertzaintza no ha dado explicación, pero conviene recordar la raíz de los hechos, que es su carga –tiros incluidos– en la calle Autonomía en 1997.

gara-2020-01-14-Noticia

Un ciudadano vasco que había sido condenado por la manifestación de 1997 en que la Ertzaintza disparó fuego real en la calle Autonomía de Bilbo terminó este pasado domingo tarde en prisión, casi 23 años más tarde, por una requisitoria prescrita hace ocho años.

No ha habido explicación oficial alguna de esta actuación, ni siquiera notificación del arresto el domingo, contrariamente a la norma habitual. Fue el Juzgado de Bilbo quien revocó el envío a prisión, ya el lunes.

Esta detención y el posterior encarcelamiento, debidos cuando menos a un exceso de celo policial, se desencadenaron el domingo a mediodía, en la concentración realizada en Bilbo por Vox al igual que en otras muchas capitales del Estado. Iñaki O.S. fue identificado ahí por un simple rifirrafe verbal con los ultras unionistas, sin mayor trascendencia. Pero cuando sus datos fueron enviados a la base y al parecer apareció allí una orden de detención, se le detuvo y trasladó a la comisaría de Deustua.

Extinguido en 2014

Tanto el afectado primero como su abogado posteriormente hicieron ver a la Ertzaintza que se trataba de un asunto antiguo y ya prescrito. Exactamente desde el día 12 de enero de 2012, tras lo que se dictó además un archivo definitivo que incluía «declarar extinguida la responsabilidad criminal del procesado» el 8 de abril de 2014.

Sin embargo, según explica a NAIZ su letrado, la Policía autonómica hizo caso omiso de la advertencia y envió a Iñaki O.S. a la prisión de Basauri, pese a indicarle inicialmente que no haría tal cosa y que en el peor de los casos tendría que pernoctar en comisaría.

Ya el lunes, su abogado acudió al Juzgado de lo Penal número 7 de Bilbo (que había dictado esos autos) para certificar la prescripción y conseguir la puesta en libertad. La Audiencia lo hizo de modo inmediato, pero no se produjo explicación ni disculpa por parte de la Ertzaintza.

El origen, también la Ertzaintza

Quizás el motivo de la pena impuesta en su día pueda arrojar alguna luz sobre ello. Iñaki O.S. fue condenado junto a otros cuatro manifestantes abertzales por los incidentes producidos en la masiva manifestación de 1997 contra los encarcelamientos de miembros de la Mesa Nacional de Herri Batasuna. Fue aquella tarde del sábado 15 de febrero en la que la Ertzaintza disparó fuego real en la calle Autonomía de Bilbo, provocando una veintena de heridos, dos de ellos de bala.

Por la refriega fueron condenados en sentencia firme, allá por 2001, cinco manifestantes. A Iñaki O.S. se le impusieron tres años y nueve meses de cárcel por «atentado a agentes de la autoridad». Pero para entonces ya residía en el exterior, por lo que no cumplió el castigo, que tras pasar el plazo preceptivo de prescripción quedó extinguido finalmente en 2014.

Así pues, este vecino de Bilbo acabó en prisión en la noche del domingo 23 años después de los hechos, 19 después de la condena firme, 8 después de la declaración de prescripción y 6 después de la «extinción de la responsabilidad criminal». Y, lo que es menos comprensible, pese a la advertencia directa a la Ertzaintza de todo ello. Así que la defensa de Iñaki O.S. estudia ahora plantear acciones legales.

Desmesurado despliegue

La concentración de Vox, bajo el lema “España existe”, fue, por cierto, minúscula: apenas medio centenar de participantes ante el Ayuntamiento de Bilbo.

Contrastó con el potente dispositivo de la Ertzaintza, que incluyó varias patrullas y hasta un helicóptero. Sus agentes identificaron a varios antifascistas, abriendo expedientes al amparo de la Ley Mordaza, además de esto que derivó en cárcel.