12/11/2013

Un reportaje del Canal + francés critica a la monarquía española

La familia Borbón ha vuelto a inspirar un nuevo documental que, sin duda inspirará todo tipo de polémicas y conjeturas. Por supuesto, este espacio se emitirá a través de la emisora de Canal + en el Estado francés y lleva por título «Juan Carlos, el ocaso de un rey».

Koldo LANDALUZE DONOSTIA
P045_f01

El próximo día 18 el Canal + francés emitirá el documental «Juan Carlos, el ocaso de un rey», un proyecto extenso de 52 minutos de duración cuyo epicentro son los constantes escándalos en los que se ha visto sumida la familia Borbón.

Según han revelado los autores de este documental, Ibar Aïbar y Caroline du Saint, su trabajo saca a relucir diferentes episodios del patriarca borbónico como, por ejemplo, las cacerías de elefantes, sus infidelidades a la reina, el riesgo de diez años de cárcel a los que se expone Iñaki Urdangarin o la relación Felipe-Letizia. Los periodistas tildan de «maniquíes jóvenes y guapos» a Felipe y Letizia y en el reportaje dedican todo un episodio a la anorexia que supuesta padece esta última, un tema del que según Aïbar y du Saint «está prohibido hablar». En relación a las célebres cacerías del monarca español, el documental afirma que «matar elefantes es un hobby algo extraño para el Rey de un país en bancarrota».

«Juan Carlos, el ocaso de un rey» utiliza un tono muy poco condescendiente. Por ejemplo, la voz en off sentencia, en alusión a la citada cacería, que «esa escapada terminó convirtiéndose en asunto de Estado y le ha restado a Juan Carlos apoyos en los barrios populares. El 27% de la población española se halla en paro y sobrevive sin ninguna ayuda del Gobierno, mientras que los bancos de alimentos han reaparecido por todo el país, como en la posguerra».

Pero, sin duda, uno de los apartados que más polémica generará es el que se refiere al «idealizado» papel que Juan Carlos I protagonizó durante la Transición y el 23-F. El reportaje alude al origen del reinado del Rey, como una sucesión del legado por «un dictador de extrema derecha», y le resta cualquier mérito durante la Transición, argumentando que «los barones del franquismo aceptaron un cambio de régimen debido a la presión internacional y de la calle».

Para Caroline du Saint, «el 23-F, el Rey se convirtió en el héroe del país al neutralizar un intento de golpe de Estado. Pero, ¿de verdad salvó él sólo la democracia aquella noche?».