NAIZ

«Miré los datos por curiosidad», dice el policía juzgado por avisar a un investigado por violación

El agente de la Policía española destinado en Iruñea acusado de avisar a su cuñado de que estaba siendo investigado por violación ha señalado, en el juicio que ha comenzado hoy en la capital navarra, que consultó el expediente del caso por «curiosidad personal».

Comisaría de la Policía española en la calle General Chinchilla de Iruñea, donde se produjo el fallecimiento. (Iñigo URIZ/ARGAZKI PRESS)
Comisaría de la Policía española en la calle General Chinchilla de Iruñea, donde está destinado el acusado. (Iñigo URIZ/ARGAZKI PRESS)

El agente de la Policía española destinado en Iruñea acusado de avisar a su cuñado de que estaba siendo investigado por una violación ha declarado que consultó los datos en las bases del cuerpo policial por «curiosidad personal».

El acusado, B.V.F., agente de la Policía española destinado a la Unidad de Familia y Mujer (UFAM), ha señalado en el juicio iniciado este lunes en Iruñea que es «inocente» y ha negado haber participado en la investigación y que nunca vio documentación al respecto.

Sobre las búsquedas, cifradas en 72 durante unos días, ha indicado que «en un acto familiar» su cuñada, hermana del acusado por violación, le pidió revisar si tenía antecedentes «de cara a aspirar a un puesto laboral».

Posteriormente, ha reconocido haber realizado más consultas consignando los dos apellidos de su cuñada «por curiosidad personal», pero ha dicho que nunca se realizaron para informar de nada a su cuñado, incurso en una investigación policial por violación.

También ha asegurado que no recordaba que realizara las consultas sobre su familia política cuando la inspectora encargada de la UFAM no estaba en la oficina.

El acusado sí ha reconocido haber realizado las consultas sobre su cuñado «para saber en qué punto estaba la investigación» una vez supo de su detención, ya que, ha reconocido en sede judicial, «no creía que quisieran contarle nada en la UFAM» después de que se conociera su vinculación con uno de los dos detenidos: su cuñado y un amigo de este.

Ha referido que en ese momento llevaba «poco tiempo» en la UFAM, donde comenzó en el mes de diciembre de 2016 y su trabajo allí se alargó durante «unas tres semanas», hasta que la jefa de la unidad descubrió «de manera casual» la relación de parentesco entre el agente y el detenido acusado de la violación a dos jóvenes.

Ha comentado que la relación con su cuñado, investigado y posteriormente detenido por una presunta violación cometida en diciembre de 2016, «no era muy fluida, sino por Whatsapp», con quedadas esporádicas.

La inspectora confirma la relación

En la primera jornada del juicio también han declarado los dos acusados de la agresión sexual (el cuñado del policía y un amigo), así como la inspectora jefe de la UFAM.

El cuñado de B.V.F. ha declarado que la relación entre ambos es buena y que «a veces quedaban para tomar algo, jugar al fútbol o hacer algo de deporte» y ha negado conocer que su cuñado policía trabajara en la UFAM.

Un hecho que ha negado la inspectora encargada de la UFAM en Iruñea, quien ha destacado que en el momento de la detención del cuñado del enjuiciado, este le refirió que trabajaba en esa unidad.

La revelación, ha dicho la jefa del equipo, se dio después de que esta descubriera entre las fotografías del detenido, «de manera casual», una fotografía con una niña que le resultaba familiar y que identificó como la hija del policía B.V.F.

Ha apuntado que conoció a la menor el día en que el agente fue a realizar la entrevista para integrarse en el equipo de la UFAM, ya que acudió con ella y, mientras realizó la entrevista, «la niña requirió en varias ocasiones» que el policía la atendiera.

La jefa del equipo y también del acusado ha sostenido que «todos en el equipo sabían todo lo que se hacía» y ha afirmado que todo el equipo tenía acceso a los ordenadores del área, debido a las necesidades especiales que tiene la UFAM y para evitar «retrasos» en las investigaciones «si algún agente se encontraba en permiso vacacional».

Ha aseverado asimismo que este sistema de trabajo compartido entre todos los miembros comenzó a su llegada a la UFAM, en setiembre de 2016 y en vista de «cierta desorganización» que había en la unidad con anterioridad.

Ella ha sido quien ha manifestado que uno de sus compañeros, subinspector de policía, «mostró extrañeza» después de la detención de los dos acusados de violación, el cuñado del policía enjuiciado hoy y su amigo, «por la tranquilidad que mostraron».

«Parecían témpanos»

«Parecían témpanos», ha añadido, al tiempo que ha referido que desde su experiencia en detenciones «es inusual» una actitud así, con tranquilidad y también «la extrema limpieza que había en el piso» del primer detenido, cuñado del policía.

Al conocer de la relación entre uno de los detenidos y el policía que trabajaba en su unidad, ha declarado que se le «derrumbó el mundo encima» y ha subrayado asimismo que «jamás se hubiera sabido» la relación entre el detenido y el policía ahora juzgado de no haber acudido ella, puesto que la revelación del parentesco fue de manera casual.

Por su parte, el cuñado del policía ha referido que «en ningún caso» pidió a su familiar que este revisara en la bases de datos de la Policía si había denuncias o cualquier información sobre él y ha reseñado que fue su hermana quien solicitó una búsqueda «cuando optaba a un puesto de trabajo».

Por su parte, un amigo del cuñado ha señalado que no recordaba si conocía al policía con anterioridad a la detención, pero sí ha asegurado que no recibió información de su parte.