NAIZ
Roma

Mientras Roma permite atracar al Sea Watch, el Aita Mari espera puerto con seis casos de covid

Las 400 personas migrantes a bordo del Sea Watch 3 se dirigen hacia un puerto siciliano después de que el buque de rescate haya recibido la correspondiente autorización. El Aita Mari, con 105 refugiados, ha vuelto a ver rechazada su solicitud por parte de Italia y Malta.

Migrantes rescatados en el Mediterráneo descansan a bordo del Sea Watch 3 este viernes. (Sandra Singh/Sea Wacht)
Migrantes rescatados en el Mediterráneo descansan a bordo del Sea Watch 3 este viernes. (Sandra Singh/Sea Watch)

Las autoridades italianas han dado luz verde este viernes al buque de rescate Sea Watch 3, con más de 400 migrantes a bordo, para atracar en el puerto de Pozzallo, en la isla de Sicilia.

Así lo ha confirmado la ONG alemana que gestiona el barco, recordando que la tripulación rescató a estas personas en una serie de operaciones llevadas a cabo entre el domingo y el lunes en el Mediterráneo central.

Desde entonces, habían estado buscando un puerto seguro en el que atracar. La Guardia Costera italiana había trasladado previamente a varias mujeres embarazadas o con quemaduras.

«Tras días de espera, las autoridades italianas nos han asignado Pozzallo como puerto de desembarco», ha anunciado en las redes sociales la ONG, que el miércoles había advertido de que la situación a bordo se estaba deteriorando a causa de la espera y las malas condiciones meteorológicas.

Una espera de alto riesgo

Mientras tanto, el Aita Mari se encuentra desde el martes esperando un puerto tras haber rescatado a 105 migrantes, entre quienes se han detectado seis casos de coronavirus tras haber realizado el test a todos.

«Por segunda vez, Malta e Italia han rechazado la solicitud de un puerto y nos remiten a las autoridades españolas, de las que estamos esperando una respuesta», ha señalado desde el barco Iñigo Mijangos, presidente de SMH y primer oficial del Aita Mari.

«Según las leyes europeas, son los Estados concernientes los que tienen que ponerse de acuerdo para coordinar el desembarco de personas que hemos rescatado en un momento de alto riesgo para sus vidas», ha explicado.