El bar Río llega al medio millón de fritos de huevo

El contandor de fritos de huevo del bar río de San Nicolás ha llegado al huevo medio millón y sigue subiendo. Se colocó el 17 de enero de 2015 tras el cambio de local y, echando cuentas, sale una media de quinientos fritos diarios.

 

NAIZ|07/11/2017
Indizea
Irurzun, Barragán y Recasés celebran el huevo medio millón.

El Río está hoy de enhorabuena tras llegar al medio millón de huevos desde que se movieron un par de portales más allá en la Calle San Nicolás. En realidad, son varios millones de huevos los que han salido de las cocinas del establecimiento, pues el Río abrió en el año 1963 y ya contaba con ese pintxo en la carta.

«En realidad, no lleva nada. Huevo cocido, besamel y la tempura», reconoce Roberto Irurzun, antes de avisar que si alguien revela las cantidadas exactas de la receta familiar «lo matamos». El huevo es el buque insignia del renovado local con aires de vermutería y el eterno rival del «moscovita» del Temple, otro frito de huevo duro que también tiene más de medio siglo y que se degusta en la calle Curia. Otra clave del huevo del Río reside en la frescura, pues es un pintxo que no se congela y que elabora todas las mañanas en el local Narcisa Barragán. 

El bar Río toma su nombre de los numerosos riachuelos que corren por debajo de los edificios de San Nicolás. En su día, además de por los huevos, era famoso por los cangrejos que se criaban en el regacho subterráneo. «Sí, el nombre es por el río que cruza por abajo. Pero resulta que los cangrejos no se criaban exactamente en el bajo del bar original, sino en este que estamos ahora. Cuando hicimos la reforma y picamos, apareció la arqueta donde estaban los cangrejos», comenta Iruruzun mientas el contador electrónico avanza poco a poco hacia el millón.

Irurzun y su socio, Roberto Recasés, llevan 20 años regentando el local. En este tiempo echan en falta la pérdida de otros pintxos emblemáticos de la ciudad, como las sardinas de El Marrano, las gambas de el Ganuza y, más recientemente, las gigantescas rabas del Cordovilla.

La Zendea es una subdivisión administrativa de un municipio que sigue estando presente en Iruñerria, como las de Zizur u Oltza. Su origen se remonta a la época romana, a la ‘centenna’, que servía para reclutar un centenar de hombres para ir a la guerra.