Jon Ormazabal|2012/04/29 12:25
Un zaguero con una zurda excepcional toma el testigo

Un abarrotado y ruidoso frontón Bizkaia confirmó a un zaguero de una zurda excepcional como el relevo natural no ya solo de la mano en La Rioja, sino en todo el cuadro profesional. Si tras años de un dominio abrumador de los delanteros, las nuevas generaciones parecen apretar desde atrás, no hay duda de que el referente de esa nueva hornada es un David Merino que, con solo 22 años, tomó el testigo en una final que incluso tuvo hueco para la épica.