Mikel Aranburu pide en su adiós el mismo cariño para sus compañeros

Las escasas palabras pronunciadas tras el emotivo homenaje que le ha tributado su afición se ha limitado a agradecer el apoyo de su gente y a pedirlo para sus compañeros. Tras el partido, ha dado la vuelta de honor secundado por todos los realistas ante un estadio puesto en pie.

Joseba Iturria|Donostia|2012/05/12 10:40
12052012_aranburu
Mikel Aranburu durante su despedida en Anoeta. (Jon URBE / ARGAZKI PRESS)

Mikel Aranburu se ha despedido de la Real tal como ha sido toda su trayectoria como blanquiazul, con la grandeza desde su sencillez y con un mensaje cargado de contenido. Cuando al final de su último encuentro como blanquiazul le han dado el micrófono, en el centro del campo, ha agradecido en euskara todas las muestras de cariño recibidas, ha señalado que la afluencia de público y el homenaje habían superado lo previsto y ha pedido que ese mismo cariño lo reciban a partir de ahora sus compañeros.

Aranburu ha dado el paso de retirarse antes de lo que necesitaba la Real porque quería salir como deben salir jugadores que dedican su vida a la Real. Ha transmitido su deseo de que el homenaje que ha recibido él y que no han podido tener compañeros con los que luego ha coincidido en el palco como Aitor López Rekarte y Agustín Aranzabal sea una norma que se retome en el futuro.

Porque el homenaje, desde la más absoluta sencillez, ha resultado precioso y emocionante. Los aficionados de la Real han atendido al llamamiento realizado por su club y han acudido antes que nunca al estadio, donde muchos de ellos han colocado pancartas para mostrar su agradecimiento a Mikel Aranburu por su trayectoria ejemplar en la Real.

En los prolegómenos del encuentro Jokin Aperribay ha entregado la insignia de oro y brillantes de la entidad al azpeitiarra, aunque luego se la ha colocado en el palco tras el partido. El presidente y el capitán han salido al campo por un pasillo formado por los jugadores de los dos equipos y por los infantiles de Real y Lagun Onak, y todos los jugadores titulares de la Real han salido con camisetas que tenían el nombre y el número de Aranburu.

Detalles de los compañeros

Los demás, incluidos los no convocados, y todos los técnicos y auxiliares que trabajan con el primer equipo, lo han hecho con unas camisetas azules preparadas para la ocasión en la que aparecían los años 1992, el de llegada de Aranburu a la Real, y 2012, el de su despedida y un lema de agradecimiento por esos 20 años de entrega al club.

Se ha emitido en los videomarcadores un vídeo con imágenes de toda esa trayectoria en la Real y después los bertsolaris Jon Maia y Amets Arzallus, amigos del capitán blanquiazul, le han dedicado unos bertsos en unos minutos en los que Aranburu ha estado acompañado en todo momento por su compañera y por su hijo recién nacido, ataviado con la indumentaria de la Real y que ha acompañado al capitán en las fotos más especiales. Entre ellas la más destacada ha sido en la que ha estado acompañado por toda la plantilla y los técnicos y auxiliares del primer equipo.

Claro que el momento más emotivo ha llegado cuando Philippe Montanier ha realizado el cambio que se podía prever al sustituir al azpeitiarra y dar la entrada en su lugar a Rubén Pardo para simbolizar la entrega del relevo del azpeitiarra al riojano.

En ese instante todo Anoeta se ha puesto en pie para despedir a su capitán y todos los compañeros que estaban en el campo, uno por uno han acudido a abrazarle. Al término del partido lo han manteado en el centro del campo, han bailado a su alrededor unidos de la mano y después le han seguido mientras daba la vuelta al campo para despedirse de la que ha sido su afición mientras sonaba una canción de Mikel Laboa especial para él.

La última parte se ha vivido tras el partido en el antepalco de Anoeta donde su cuadrilla le ha bailado un aurresku y se ha juntado toda la familia del azpeitiarra, los alcaldes de Donostia y Azpeitia, el diputado general, su referente en la Real, Iñaxio Kortabarria, Luis Uranga, personas que trabajaron con él en el Lagun Onak y en la Real, y excompañeros que han sido especiales en su trayectoria como Garitano, Jauregi, Aranzabal, Sarriegi, López Rekarte, Gari Uranga, Gurrutxaga, Mikel Etxabe y Egurbide.