El Ayuntamiento de Barakaldo y grupos sociales, por separado contra los desahucios

La Herriko Plaza de Barakaldo ha sido escenario de un acto de protesta contra los desahucios que ha que escenificado las diferencias existentes entre el Consistorio y los movimientos sociales agrupados en torno a Berri-Otxoak, quien ha criticado la «hipocresía institucional» del Ayuntamiento en esta materia.

NAIZ.INFO|BILBO|2013/01/07 16:45
20130107_barakaldo
Las dos concentraciones de Barakaldo, una frente a otra, han reflejado la división existente. (Jon HERNÁEZ/ARGAZKI PRESS)

La concentración convocada por el Ayuntamiento, en la que han participado representantes de todos los grupos políticos (PSE, PNV, PP, Bildu y Ezker Anitza-IU), se ha llevado a cabo tras una pancarta con el lema «Por el derecho a la vivienda. No a los desahucios».

Al lado de la concentración convocada por el Ayuntamiento, situada frente al escenario de la Herriko Plaza, se han colocado con su propia pancarta miembros de la asociación Stop Desahucios.

Por su parte, junto ese escenario se ha concentrado la plataforma contra la exclusión social y por los derechos sociales Berri-Otxoak, con una pancarta con el lema «No al paro, no a los desahucios. Por el derecho a la Protección Social», y a su lado la plataforma de afectados por la hipoteca Sendia.

Ambas concentraciones han reunido a algo más de doscientas personas, que han escuchado a miembros de Stop Desahucios leer en euskera y castellano la moción que el Ayuntamiento aprobó el 11 de diciembre por unanimidad que incluía medidas contra de los desahucios, entre ellas la concentración celebrada este lunes.

El Ayuntamiento silencia a los grupos sociales

Tras la lectura, el miembro de Berri-Otxoak, Andoni Pangua, se ha acercado al micrófono instalado por el Ayuntamiento y ha tratado de leer un documento criticando la «hipocresía institucional» que, a su juicio, ejerce el Consistorio en relación a los desahucios. Sin embargo, el operario encargado del sonido ha optado por apagar el equipo, lo que ha generado una pitada de buena parte de los asistentes.

Posteriormente, Pangua se ha acercado a los medios presentes para exponer sus argumentos y, por lo anteriormente ocurrido, ha criticado el «nuevo ataque a la libertad de expresión» ejercido por el Ayuntamiento.

Además, según ha asegurado Pangua, uno de los puntos que recoge el bando municipal «no se ha cumplido», en concreto, el que asegura que el Consistorio se pondría en contacto con los movimientos sociales para realizar un trabajo «conjunto». «Es mentira, lo que ocurre es que el papel lo aguanta todo», ha criticado.

En esta línea, ha denunciado que el colectivo de mujeres Argitan «lleva años» solicitando un local al Ayuntamiento «y no se le concede». Para Berri-Otxoak, el Consistorio «no cuenta con los colectivos sociales, cuando nuestras reivindicaciones son las del pueblo».

Asimismo, Pangua ha criticado la «disminución» de la partida municipal destinada a ayuda social, que ha identificado como «una de las causas que llevan al desahucio». Además, ha criticado que el Ayuntamiento «ha desahuciado a cuatro familias de Barakaldo de otras tantas viviendas municipales».

Por todo ello, desde el movimiento han animado a todas las instituciones a trabajar «de verdad» contra los desahucios a través de una política «de justicia social», que «piense en la ciudadanía y no en sus propios intereses».

El Consistorio defiende su labor contra los desahucios

Desde el equipo de Gobierno se ha negado, en una nota, que el Ayuntamiento haya desahuciado a cuatro familias y ha asegurado que el Consistorio ha sido en los últimos años «una de las instituciones más activas contra los desahucios, pese a apenas tener competencias en la materia».

Así, ha afirmado que en 2012 el Ayuntamiento destinó 1,7 millones de euros a ayudas sociales, un 21,3% más que en 2011, «en su mayoría destinadas a echar una mano a familias en riesgo de ser desahuciadas».

Según el equipo de Gobierno, el peso de las ayudas para hacer frente al pago de la hipoteca o el alquiler «ha crecido en los últimos años dentro del presupuesto destinado a las ayudas sociales, hasta suponer en 2012 el 65,31% del total».

En 2012 se concedieron 550 ayudas a familias para pagos de alquileres y préstamos hipotecarios, por un importe de más de un millón de euros, y el Ayuntamiento intercedió ante los bancos y cajas a través de las trabajadoras sociales «para evitar que se produjera cualquier desalojo del que ha tenido conocimiento».

El portavoz de Bildu, Jorge García, ha lamentado que la concentración del Ayuntamiento se haya convocado a la una del mediodía porque muchas personas no han podido acudir por motivos laborales y ha asegurado que su grupo comprende y justifica la concentración de los colectivos sociales.

Ha señalado que «si en el momento actual recortas en prestaciones sociales, poquito compromiso estás adquiriendo para salir de esta situación» y ha manifestado que hay gastos «prescindibles», como los de publicidad y promoción del municipio, y que «se debería dar más importancia a las prestaciones sociales».

En la moción aprobada en diciembre se pide a las entidades financieras la «suspensión inmediata de cualquier proceso de desahucio de la vivienda habitual» y el Ayuntamiento se compromete a «revisar las relaciones económicas, institucionales y de colaboración» con las entidades que practiquen desahucios.

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK