La Policía española detiene a dos fotógrafos en Madrid tras una campaña de criminalización

La Policía española ha detenido en sus domicilios a los fotoperiodistas Raúl Capín y Adolfo Luján en Madrid, a quienes acusa de agredir a policías en diferentes protestas sociales.

@albertopradilla|Madrid|2013/05/22 20:57|0 iruzkin

Agentes de la Policía española han irrumpido en los domicilios de los fotoperiodistas Raúl Capín y Adolfo Luján para detenerlos. El primero, colaborador de ‘Diario Independiente Digital’ y ‘Mundo Obrero’, está acusado de golpear a policías durante las manifestaciones del 23 de febrero y el 25 de abril y de ayudar a manifestantes a escapar de un arresto.

Al segundo se le imputa una supuesta agresión durante la protesta frente al Congreso español del pasado 25A y, además, de «calumnias contra los órganos públicos». Una acusación que los uniformados basan en comentarios publicados en internet donde se denunciaba la responsabilidad de policías de paisano en los disturbios de aquella jornada.

Los arrestos llegan tras una campaña de criminalización en la que diversos diarios españoles señalaron a varios profesionales que cubren las movilizaciones que se desarrollan en Madrid acusándoles de «radicales infiltrados».

Las detenciones han tenido lugar esta mañana y, actualmente, ambos se encuentran en la comisaría de la Policía española de Moratalaz. Está previsto que declaren mañana en los juzgados de Plaza Castilla, por lo que pasarán la noche en la celda. Desde el momento en el que se ha conocido la operación policial, un grupo de personas se ha concentrado frente a la sede policial. Los agentes han identificado a varios de ellos.

Ambos fotógrafos son conocidos por su presencia en muchas de las protestas que tienen lugar diariamente en Madrid. Por eso, fuentes de la defensa no dudan de que este es «un aviso a navegantes». Capín, por ejemplo, apareció en la imagen de un reportaje publicado por ‘Abc’ en el que, basándose en filtraciones policiales, se señalaba a fotoperiodistas calificándolos de «radicales infiltrados». Paradójicamente, el medio pixeló únicamente su rostro y no el de otros periodistas que le acompañaban.

Los arrestos han despertado la solidaridad en internet, que se ha movilizado bajo el hashtag #raullibertad. Grupos como Fotogracción y medios de comunicación alternativos han expresado su rechazo a la intimidación a los informadores a través de sendos comunicados.