El Estado recurre la ley navarra que obliga a la Iglesia a pagar la contribución urbana

El Consejo de Ministros ha aprobado un acuerdo por el que se solicita al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, la interposición de un recurso de inconstitucionalidad contra la ley aprobada por el Parlamento de Nafarroa que obliga a la Iglesia a pagar la contribución urbana a los ayuntamientos por todos sus inmuebles, salvo por aquellos que sean destinados al culto.

NAIZ.INFO|IRUÑEA|2013/07/05|0 iruzkin

En concreto, el recurso ante el Constitucional irá dirigido contra el apartado siete del artículo único de la ley foral por la que el Parlamento de Nafarroa modificó la ley foral de Haciendas Locales, un cambio que fue publicado en el Boletín Oficial del herrialde el pasado 18 de marzo.

El Gobierno español considera que la norma foral «incumple los compromisos del Estado con la Iglesia Católica y con las Comunidades Evangélicas, Israelitas e Islámica». «En concreto, se produce la vulneración por cuanto la ley foral solamente excluye del pago de la Contribución Territorial Urbana a los 'bienes destinados al culto', cuando, conforme a los compromisos aludidos esa exclusión alcanza a otros bienes, que la ley foral excluye del beneficio fiscal», según recoge una nota de prensa del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.

Uno de los motivos de la controversia, según el Ministerio, es «la extralimitación competencial de Navarra en ejercicio de sus competencias tributarias, pues estas están sujetas, conforme al Convenio Económico con el Estado (por el que se regulan dichas relaciones), a respetar los Tratados y Convenios Internacionales firmados por España, y, en el presente caso no se respeta el firmado» con el Vaticano el 3 de enero de 1979.

Por análogas razones, el Ministerio español de Hacienda considera que «la extralimitación se produce por no respetar los convenios suscritos por el Estado e instrumentados en leyes estatales de conformidad con la regulación prevista en la Ley Orgánica de Libertad Religiosa mediante las correspondientes Leyes específicas de 28 de abril de 1992, por las que se aprueban los acuerdos con las Comunidades Evangélicas, Israelitas e Islámica».