El «último viernes» se convierte en la vuelta a casa de varios exiliados

Las habituales concentraciones que se celebran los últimos viernes de cada mes se han convertido hoy en una cita de especial importancia en muchos lugares de Euskal Herria. Varios ciudadanos han dejado atrás el exilio para regresar a sus lugares de origen, a sus casas.

Naiz.info|Bilbo|2014/03/28 20:27|2 iruzkin
Int000024340
Momentos emotivos en diferentes lugares de Euskal Herria, con el regreso a casa de exiliados. (ARGAZKI PRESS)

El pasado 15 de marzo, más de un centenar de antiguos exiliados vascos comparecían públicamente en Altsasu para hacer un llamamiento. Reclamaban apoyo popular para contribuir en la vuelta a casa de las personas que hoy en día viven en el exilio.

Días más tarde, llegaba el anuncio de Colectivo de Exiliados Políticos Vascos (EIPK) en un acto llevado a cabo en Arrangoitze, donde anunciaban el regreso a sus hogares de varios de ellos de forma paulatina.

Ese regreso se está formulando en los últimos días. El pasado fin de semana, NAIZ recogía el testimonio del lekeitiarra Isaac Kortabitarte, que volvió a su localidad natal tras 34 años de exilio.

En la jornada de hoy, han sido varios los ciudadanos vascos que han emprendido el camino de regreso. Y lo han hecho coincidiendo con las habituales concentraciones de los últimos viernes de cada mes. En localidades como Zarautz, Zestoa, Zegama o Arrasate se han vivido momentos emotivos con la vuelta a casa de sus convecinos. 

Es el caso de Gurutze Arrondo, que ha regresado a Zegama tras 23 años exiliada, o en Zestoa, con la llegada de Kontxi Lopetegi. En Zarautz han sido recibidos, Xabi Makazaga, José Ángel Mutiozabal, Ros González y Mila Mitxelena, mientras que en Ataun se ha vivido el retorno de Xabier Arin. Al barrio donostiarra de Amara han vuelto Aitor Mokoroa y Pello Aranzabal y a Galdakao, Jesús Mari Lejartza. En Arrasate han estado, por su parte, Lore Zeziaga, Oxel Azkarate y Kepa Ruiz de Larrinaga.

Hernani, Bergara y Santurtzi han sido otras localidades que han sido testigos de la vuelta a casa de sus convecinos.