Extirpan parte de un pulmón al preso Ventura Tomé tras detectarle un nuevo cáncer

El preso de Tafalla Ventura Tomé ha sido sometido a una operación para extirparle parte de un pulmón tras serle detectado un nuevo cáncer, según ha informado Etxerat.

@gara_martxediaz|IRUÑEA|2014/04/15|10 iruzkin
Int000024734
Etxerat ha informado en rueda de prensa del estado de salud del preso tafallés. (Jagoba MANTEROLA/ARGAZKI PRESS)

El preso de Tafalla Ventura Tomé acaba de ser sometido a una operación para extirparle parte de un pulmón tras serle detectado un nuevo cáncer, según ha informado Etxerat en una comparecencia hoy en Iruñea. A Tomé, encarcelado en Murcia (a 690 kilómetros de Tafalla) se le diagnosticó en enero de 2013 un cáncer de próstata que fue tratado con radioterapia en unas condiciones que en su momento fueron denunciadas por Etxerat. El vecino de Tafalla tuvo que tomar las 38 sesiones de radioterapia con las esposas puestas. Pidió su traslado a Iruñea, pero se le denegó. El tratamiento finalizó en julio de 2013, pero no se le realizaron estudios de extensión de la enfermedad. En junio de 2013 se le practicó otra prueba por una dolencia diferente. A pesar de que se detectó la presencia de un tumor en el pulmón, no se le notificó hasta diciembre de 2013. En enero de 2014 fue ingresado en el Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia para realizar pruebas, confirmando la presencia de un adenocarcinoma de pulmón. Fue intervenido el pasado día 8, extirpándosele parte del pulmón izquierdo.

La mujer de Ventura Tomé, Kristina Gracia, ha explicado que la operación se realizó en unas condiciones pésimas, con un despliegue policial desproporcionado y con presiones a su hija, único allegado que pudo desplazarse hasta Murcia. Kristina Gracia padece también cáncer, por lo que no puede viajar para visitar a Ventura Tomé. Lleva seis meses sin poder verle. «Estamos hasta las narices de esta situación», ha destacado.

El médico de confianza de Tomé, Mikel Urra, ha destacado que una cárcel no cumple las condiciones mínimas para un postoperatorio. En el caso de la extirpación de pulmón, el riesgo de contraer infecciones es superior incluso a otras operaciones quirúrgicas. Y en una prisión este riesgo aumenta todavía más.

Jaione Karrera, abogada de Tomé, ha interpuesto una solicitud ante la Audiencia Nacional para que se suspenda la pena debido a la enfermedad y, además, ha reclamado ante instituciones penitenciarias que se flexibilice su clasificación para que pueda acceder a la prisión atenuada. El fiscal se ha opuesto a la primera e Instituciones Penitenciarias ha mantenido la calificación de Tomé.

Urtzi Errazkin, portavoz de Etxerat, ha reclamado que Tomé sea trasladado a Euskal Herria y ha denunciado el mantenimiento de las políticas de excepción basadas en la venganza contra los presos vascos. «Si la situación de nuestros familiares enfermos no mejora y la política penitenciaria no cambia, el proceso de resolución del conflicto, la democratización y el respeto de todos los derechos de la ciudadanía vasca no avanzarán», ha añadido.

Ventura Tomé tiene 60 años y tras una estancia en prisión en la década de 1990, volvió a ser detenido en Bruselas en octubre de 2011 y entregado al Estado español en diciembre de ese año para cumplir una condena de 17 años, cuatro meses y un día. Su puesta en libertad está prevista en abril de 2029.

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK