EHNE reclama medidas urgentes ante la «grave» situación de las explotaciones lácteas

El sindicato EHNE se ha dirigido a la ministra española de Agricultura, Isabel García Tejerina, para decirle que «la leche no sale del grifo» y pedirle medidas urgentes ante la «grave» situación que atraviesan las explotaciones lácteas, que solo en la CAV se han reducido un 75 % desde el año 2000.

NAIZ|BILBO|2015/08/19
Int000049514
Comparecencia del sindicato EHNE en Donostia. (Jagoba MANTEROLA/ARGAZKI PRESS)

Los representantes de EHNE José María López de Abetxuko y Garikoitz Nazabal han ofrecido una rueda de prensa en Donostia en la que han calificado de «grave error» la decisión de la UE de poner fin, después de treinta años, al régimen de cuotas lácteas desde el pasado mes de abril.

«Los ganaderos se encuentran ahora ante un mercado sin ninguna regulación y totalmente indefensos», han denunciado los dirigentes de EHNE, al tiempo que han asegurado que los precios fijados por la industria «muchas veces» no cubren los costes de producción.

Los agricultores no han querido señalar a ninguna empresa concreta porque todas son «similares», aunque sí han desvelado que son frecuentes los precios que oscilan entre los 0,24 y los 0,28 euros por litro cuando el mínimo para cubrir costes se estima en 0,35.

Tras afirmar que hay caseríos que han percibido incluso 0,15 euros por litro, EHNE ha destacado que en la CAV y en ciertos puntos del Estado español «las empresas de base cooperativa están haciendo un esfuerzo por mantener precios dignos», aunque advierte de que «el mercado terminará arrastrando a todos» si no se pone tope a «la caída libre» de los precios.

Por este motivo, se han dirigido tanto a la ministra como a las autoridades regionales y forales para transmitirles la necesidad de «controlar la producción y los precios por encima de costes» y han recordado el caso del Gobierno francés, que ha establecido un precio mínimo a los ganaderos de 0,34 euros por litro.

Hacer cumplir los contratos lácteos, impulsar políticas propias y fomentar la cooperación entre los ganaderos productores de leche son otras de las reivindicaciones de EHNE, cuyos representantes han advertido de que el sector «no puede esperar a que los políticos vuelvan de vacaciones».

«Si no se toma ninguna medida el vacuno de leche está en riesgo de desaparecer y con ello el sustento de cientos de familia y puestos de trabajo indirectos, el mantenimiento del medio ambiente o la vida en la zona rural», ha agregado esta central.

Según sus datos, los caseríos productores de leche en el conjunto de Bizkaia, Araba y Gipuzkoa se han reducido desde los 3.274 hasta los 735 en catorce años, mientras que el número de vacas ha bajado casi a la mitad en el mismo período al pasar de 40.434 en 2000 a 20.565 en 2014.