Imponen una multa récord a Toshiba por su fraude contable multimillonario

La Agencia de Servicios Financieros de Japón ha impuesto una multa de 7.370 millones de yenes (55 millones de euros) a la empresa Toshiba por su reciente fraude contable, lo que supone la mayor sanción impuesta por el regulador en el país asiático.

NAIZ|TOKYO|2015/12/25
Hkg10236152
Masashi Muromachi, presidente de Toshiba. (Yoshikazu TSUNO/AFP)

La multa para Tsohiba fue solicitada a la Agencia de Servicios Financieros (FSA) el pasado 7 de diciembre por la Comisión de Vigilancia de Valores y Cambios (SESC) de Japón.

La sanción responde al grave fraude contable cometido por la empresa y desvelado este año y por el cual sobrestimó entre 2007 y 2014 sus ingresos por ventas en 224.800 millones de yenes (1.706 millones de euros).

La compañía también infló su resultado operativo en 155.200 millones de yenes (1.178 millones de euros), lo que supone uno de los mayores escándalos financieros en Japón de los últimos años.

El monto de la multa anunciada este viernes es la más alta que impone la FSA y está muy por encima de los aproximadamente 1.600 millones de yenes (12 millones de euros) con que se castigó al fabricante de maquinaria pesada IHI en 2008 por inflar sus cuentas del ejercicio anterior.

Toshiba se encuentra ahora sumida en un proceso de reestructuración y por el momento prevé registrar unas pérdidas récord de 550.000 millones de yenes (4.175 millones de euros) al término de este ejercicio, que concluye el próximo 31 de marzo.

También prevé incurrir en unas pérdidas operativas de 340.000 millones de yenes (2.581 millones de euros).

Este déficit se deberá sobre todo a los costes de este proceso de reestructuración por el cual el grupo ha anunciado también la reducción de su plantilla en unas 10.600 personas, de las cuales 4.800 corresponden a sus operaciones fuera de Japón.