Yesa + No, Sustrai y Galipentzu denuncian a la CHE por «proceder imprudente» en los deslizamientos

Yesa + No, Sustrai Erakuntza y la alcaldesa de Galipentzu han registrado una denuncia contra la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) al entender que actuaron de manera «imprudente» tras los deslizamientos provocadas por las obras del recrecimiento del Esa.

NAIZ|IRUÑEA|2016/02/01|0 iruzkin
Int20160201002515
Yesa + No, Sustrai y la alcaldesa de Galipentzu han registrado una denuncia contra la CHE. (Iñigo URIZ / ARGAZKI PRESS)

La asociación Yesa+No, la fundación Sustrai Erakuntza y la alcaldesa de Galipentzu han registrado una denuncia administrativa contra la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) por el «imprudente proceder» que a su juicio tuvo con los deslizamientos ocasionados en 2013 por las obras del recrecimiento del embalse de Esa.

«Ponemos la primera piedra en la lucha contra la impunidad en este tipo de obras cuyas emergencias se gestionan siempre en favor del propio fin de esos proyectos más que en defensa de las personas», ha explicado a los periodistas Iker Aramendía, de Yesa+No, acompañado de Karmele Irigibel, alcaldesa de Gallipienzo, y Martín Zelaia, de Sustrai.

Ante de presentar la denuncia en el Registro de la Delegación del Gobierno en Nafarroa, Aramendía ha señalado que «la catástrofe de 2013» se manejó "«sin atender al principio de cautela e incumpliendo los criterios legales en cuanto al manejo de los niveles de emergencia de un plan que no se implantó hasta meses después de que el deslizamiento de la ladera derecha provocara el levantamiento de la presa en su estribo derecho».

Según ha señalado, los responsables del proyecto de recrecimiento, estando en un segundo nivel de emergencia, «tuvieron que elegir entre desembalsar para eliminar un riesgo cada vez mayor, elevar el nivel de emergencia de la presa de Esa a un tercer nivel que hubiera implicado la evacuación de Zangotza, Cáseda y Galipentzu por lo menos, o confiar en la suerte y encomendarse al aquí no va a pasar nada para no verse envueltos en situaciones incómodas», eligiendo esta última.

Al respecto, el representante de Sustrai Erakuntza ha subrayado la importancia de la denuncia para «seguir adelante» ante una situación en la que, a su juicio, la propia CHE «debería valorar el daño que ha hecho y el peligro en que ha puesto a la población».

Irigibel, por su parte, ha afirmado que «algo se mueve ahí, pedimos información y pedimos paralización». «Lo que pasa es que somos muy pocos, no llegamos a los 7.000» en toda la zona, ha agregado la alcaldesa. «No somos votos, no decidimos, pero vivimos y no queremos que jueguen con nuestras vidas».