Hernando (PP) compara las violaciones de DDHH en Arabia Saudí con el proceso catalán

Rafael Hernando, portavoz parlamentario del PP, ha comparado las violaciones de derechos humanos perpetradas en Arabia Saudí con el proceso soberanista catalán. Ha pronunciado estas palabras al ser interrogado por los periodistas sobre el primer viaje oficial del nuevo ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, que la próxima semana visitará la satrapía del Golfo junto a Felipe de Borbón. 

@albertopradilla|MADRID|2016/11/08 13:55|4 iruzkin
Rafael-hernando
Rafael Hernando, durante su comparecencia. (@Rafa_Hernando)

«Saben que España tiene un especial interés en defender los derechos humanos en todo el mundo y que se cumpla con las leyes. Mientras, algunos en Catalunya no cumplen con la legalidad vigente». Así ha respondido Rafael Hernando (PP) ante las preguntas de los periodistas que se interesaban por el primer viaje oficial del nuevo ministro español de Exteriores, Alfonso Dastis, que esta semana, entre los días 12 y 14, visitará Arabia Saudí. Los informadores le han preguntado si consideraba adecuado que el primer destino sea un país que viola los derechos humanos. La respuesta del portavoz del PP en el Congreso ha sido comparar a la satrapía del Golfo con el proceso soberanista catalán.

No se ha quedado ahí Hernando. El representante conservador ha argumentado que mantener relaciones con un país no implica «comulgar con fórmulas de gobierno». Sin embargo, cree que no puede «limitarse la actividad económica, cultural y política».

En este sentido, ha afirmado que las relaciones comerciales del Estado español con Arabia Saudí han generado «importantes intereses económicos» que «afectan al empleo de miles de españoles en el sector naval y de infraestructuras».

«El viaje es oportuno y tiene gran interés para muchos españoles que verán que su puesto de trabajo se consolida y no se pone en riesgo». 

La petromonarquía del Golfo mantiene una buena relación comercial con el Estado español a pesar de haber sido señalada por sus múltiples vulneraciones de derechos humanos. Solo el pasado año, 135 personas fueron decapitadas por acusaciones como «adulterio» o «apostasía», ya que el Estado tiene un gobierno teocrático basado en los principios más rigoristas del Islam.