El Gobierno español sobre la tortura: «Hubo excesos, pero no fue generalizada»

El número dos del Ministerio del Interior español, José Antonio Nieto, ha sido interpelado en el Senado sobre la tortura por parte de Jon Iñarritu (EH Bildu), que ha puesto sobre el mesa el informe del Instituto Vasco de Criminología. Para Nieto, no ha habido tortura sistemática ni cabe hacer «una causa general» sobre el tema. Ha acabado pidiendo a Iñarritu «mirar al futuro».

Ramón Sola|2018/02/07 17:35|14 iruzkin
Nieto
El número dos del Ministerio del Interior español, José Antonio Nieto, hoy en el Senado. (J. DANAE/ARGAZKI PRESS)

El informe oficial encargado por Lakua y que refiere 4.113 casos de tortura a ciudadanos de la CAV entre 1960 y 2014 ha sido llevado hoy a las Cortes españolas por el senador de EH Bildu Jon Iñarritu. Frente a él, el secretario de Estado de Interior, José Antonio Nieto. Su respuesta ha consistido, sin aludir al estudio del Instituto Vasco de Criminología en ningún momento, en situar los maltratos como algo puntual y sobre lo que por tanto «no cabe hacer una causa general».

«Vivimos en un país en que la tortura, en caso de que exista, es una absoluta excepción. La ciudadanía está satisfecha. La tortura no es un delito ocultable con facilidad. Es perseguible y se persigue», ha señalado Nieto en su primera respuesta. Ante ello, Iñarritu le ha reclamado los datos de indultos a torturadores, a modo de «prueba del algodón» de la impunidad, y ha mostrado el retrato del responsable de la UCO de la Guardia Civil, Manuel Sánchez Corbí: «Este delincuente ha sido indultado, ascendido, y hoy se permite hacer apología del general Galindo, condenado por terrorismo de Estado», ha recordado. Iñarritu ha citado además que la misma rehabilitación dio el Gobierno español a otro condenado por torturas, José María de las Cuevas Carretero, al que además luego nombró representante ante el Comité para la Prevención de la Tortura. La conclusión del senador vasco: «Esto manda un mensaje de impunidad total».

Llegados a este punto, Nieto ha intentado defender la figura de Sánchez Corbí, pidiendo al senador independentista que retire el calificativo de «delincuente» a «una persona que ya ha cumplido su pena, y más aún cuando tiene una trayectoria impecable». Iñarritu ha contratacado instándole a «retirar usted de la Guardia Civil a Sánchez Corbí».

Tras el rifirrafe, el número dos de Interior ha preferido cerrar este debate con un mensaje pretendidamente conciliador: «Sería muy útil para todos hacer una mirada a futuro, en la que los reproches se superen. Esto no ayuda a la convivencia. La sociedad tiene derecho a vivir en paz». E Iñarritu le ha tomado la palabra, instándole a no practicar la «venganza» con los presos vascos.

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK