Nace Adavan para luchar contra los efectos del amianto en Nafarroa

Un grupo de personas ha creado Adavan, la Asociación de Defensa y Ayuda a la Víctimas del Amianto en Nafarroa, con el objetivo de informar y asesorar a personas enfermas y a sus familiares, agilizar los pasos a seguir para pedir el reconocimiento de la enfermedad profesional o, en su caso, el abono de las prestaciones de viudedad.

@MartxeloDiaz|IRUÑEA|2018/05/16 12:49
Int20180516018548
Presentación de Adavan, que agrupa a los afectados por el amianto en Nafarroa. (Jagoba MANTEROLA/FOKU)

Se estima que en Nafarroa pueden ser unas 3.500 personas las afectadas por el amianto. Son trabajadores de empresas en las que se empleó este material como SuperSer, Luzuriaga o Sunsundegui. En cualquier caso, esta cifra no es más que una estimación que será superada, ya que se trata de enfermedades que tardan años en desarrollarse y es complicado que instituciones y empresas las reconozcan.

En este sentido, Jesús Uzkudun, de la asocicación Asviamie de la CAV, que ha estado en la presentacón de Adavan que ha tenido lugar hoy en Iruñea, ha recordado que hace seis años en los tres herrialdes estaban contabilizados 4.000 casos. Actualmente, son 8.500, pero ha destacado que la cifra real pueden ser unos 25.000.

Ante esta situación, la recién creada asociación navarra se ha planteado como objetivos representar a los afectados, acompañándoles en las demandas judiciales, que suelen ser extremadamente complicadas. Además, reclaman a las administraciones un listado en el que se incluyan los afectados por el amianto y anuncian campañas para el reconocimiento de las enfermedades. Tienen previsto dar charlas para difundir esta enfermedad, que se prevé que tenga un rápido crecimiento en los próximos años.

«A pesar de lo extendido de su utilización en el medio laboral, casi ningún daño relacionado con la exposición al amianto ha sido declarado en el registro oficial de enfermedades profesionales. La actitud onstruccionista por parte de las empresas, mutuas y servicio de prevención, así como las deficiencias en los programas de seguimiento de los colectivos afectados por parte de las administracione públicas se encuentran detrás de esta situación», han denunciado.

Por ello, reclaman que se reconozca y se registre a los trabajadores que han estado potencialmente expuestos al amianto y sean incluidos en los reconocimientos médicos y controles establecidos. También exigen que se reconozcan las prestaciones a las víctmas del amianto sin tener que realizar la travesía del desierto que supone la vía judicial. Asimismo, piden que se realicen inspecciones en empresas y edificios para certificar la existencia de amianto, que se amplíen las revisiones específicas y la creación de un registro de enfermadades. Reclaman también al Parlamento y Gobierno navarro y a los ayuntamientos que actúen en su ámbito para identificar e inventariar los lugares en los que hay amianto y se proceda a su eliminación de forma controlada.

Fondo de compensación

Otra de las demandas de Adavan es que se cree un fondo de compensación para las vícitmas del amianto. Uzkudun ha recordado que el Parlamento de Gasteiz aprobó una iniciativa en este sentido, pero ha lamentado que el PP la tiene bloqueada en el Congreso español. «No creo que en las negociaciones presupuestarias salga adelante», ha criticado, destacando que la cuestión del amianto es una de las que suelen quedar relegadas al último puesto de la agenda política.

En este sentido, Uzkuden ha destacado que ante la inacción estatal, se podrían activar fondos en la CAV o en Nafarroa. Ha subrayado que no supondría un alto coste económico y se atendería a un colectivo de víctimas de una situación injusta.