Delgado afirma que Juan Carlos de Borbón «tiene aforamiento, pero no inviolabilidad»

La ministra española de Justicia, Dolores Delgado, ha señalado que el rey Juan Carlos «tiene aforamiento, pero no inviolabilidad», después de que su amiga Corinna zu Sayn-Wittgenstein desvelara que el monarca emérito tiene cuentas en Suiza y que en ocasiones la utilizaba como testaferro para ocultar su patrimonio en el extranjero.

NAIZ|2018/07/12 10:49
Juan_carlos_borbon
Juan Carlos Borbón firma su abdicación. (CASAREAL.ES)

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, ha sido preguntada por la información que publicaron ayer varios medios según la cual Corinna zu Sayn-Wittgenstein habría desvelado que Juan Carlos de Borbón tiene cuentas en Suiza y que en ocasiones la utilizaba como testaferro para ocultar su patrimonio en el extranjero.

A la pregunta de si debería ser enjuiciado, Delgado ha respondido que no tenía criterio sobre el tema y, ante la duda de si podría legalmente ser llevado a juicio, se ha limitado a señalar que «tiene aforamiento, pero no inviolabilidad».

La amiga del rey emérito afirma en unas supuestas grabaciones realizadas por el comisario José Manuel Villarejo en el año 2015 que la utilizó como testaferro para ocultar patrimonio y propiedades en el extranjero y que contaba con cuentas en Suiza a nombre de su primo.

Según ‘El Español’ y ‘OK Diario’, Corinna facilitó estos detalles a Villarejo, que se encuentra en prisión preventiva, en una reunión que ambos mantuvieron en la vivienda que ella tiene en un exclusivo barrio de Londres en el año 2015.

En aquel encuentro, ella habría contado que estaba viviendo una «pesadilla» porque el rey había colocado diversas propiedades en Marruecos y otros lugares fuera del Estado español a su nombre y en aquel momento se las estaba reclamando, pero si ella las devolvía poniéndolas a nombre de terceros incurría en un delito de blanqueo.

En esas grabaciones Corinna afirma que recibió amenazas del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), que montó dos operaciones para hacerse con la documentación que pudiera guardar tras sus años de relación con Juan Carlos de Borbón, una en Londres y otra en Mónaco, de la que tendrían pruebas los equipos de seguridad del príncipe Alberto de Mónaco y el ministerio del Interior monaguesco.